ECLIPSE
Foto: AFP / Fenómeno astronómico. El clima permitió observarlo a simple vista o con telescopio  

Millones de personas en todo el continente americano y en Ciudad de México disfrutaron ayer del eclipse total de luna. Con telescopios o a simple vista, se observó el fenómeno astronómico, gracias al cielo despejado.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, un eclipse Lunar sucede cuando la Tierra es la que se interpone en el camino de la luz del Sol hacia la Luna. Existen tres tipos de eclipses lunares: el eclipse total, el eclipse parcial y el eclipse penumbral, en esta ocasión será un eclipse total.

La luna se tornó rojiza, comúnmente llamada Luna roja o de sangre, debido a que la atmósfera de la Tierra dispersa la luz solar y solo deja pasar la luz roja que se refleja en nuestro satélite, detalló autoridades universitarias.

Al respecto, Mariano Rivas, jefe de Divulgación Científica del Planetario de Buenos Aires, el eclipse es «uno de los fenómenos más simples y más impactantes de la naturaleza», ya que la Luna cuando entra en la sombra que provoca la Tierra hace que el satélite «tome un color rojo pálido anaranjado durante una hora y media».

Durante el eclipse la Luna toma este color, ya que los rayos solares le siguen llegando por la «refracccción atmosférica», explicó a la AFP Florent Deleflie, del Observatorio de París-PSL.

«Durante un eclipse, solo la Tierra puede iluminar a la Luna a través de este reenvío de rayos rojos», añade el astrónomo.

Este fenómeno se produce, generalmente, dos veces al año, cuando la Tierra se sitúa en una posición en la que bloquea parcialmente la llegada de los rayos del Sol a la Luna cuando está en fase llena.

El próximo eclipse total de Luna se producirá en noviembre, en pleno océano Pacífico.

LEG