Rosario Ibarra de Piedra, dedicó su vida a dar voz a madres y familiares de víctimas de la desaparición forzada. FOTO: Cuartoscuro  

La activista Rosario Ibarra de Piedra, figura histórica de la izquierda mexicana y luchadora contra las desapariciones en México, falleció hoy a la edad de 95 años de edad.

En su cuenta de Twitter, la senadora Ifigenia Martínez informó sobre este hecho.

TE PODRÍA INTERESAR: ¡Hasta un altar a la Santa Muerte! Esto encontraron los policías en el edificio de CNDH

«Me entero con tristeza del fallecimiento de mi entrañable amiga e incansable activista y luchadora social, Rosario Ibarra de Piedra, pionera en la defensa por los derechos humanos, la paz y democracia en México. Abrazo con afecto a sus hijas,familiares y amigos. Descanse en paz.», escribió la legisladora.

TE PODRÍA INTERESAR: Mujer es secuestrada y abusada por hombre que se hizo pasar por una “abuelita” en Facebook

María del Rosario Ibarra de la Garza, mejor conocida como Rosario Ibarra de Piedra, nació en Saltillo, Coahuila en 1927.

Fue fundadora de una de las primeras organizaciones de madres, padres, familiares de desaparecidos, y fue la pionera en la defensa por los derechos humanos, la paz y democracia en México.

En 1982 se convirtió en la primera mujer candidata presidencial por el extinto Partido Revolucionario de los Trabajadores.
Fue diputada y senadora de la república.

La desaparición de su hijo, Jesús Piedra Ibarra, acusado de ser integrante del grupo guerrillero Liga 23 de Septiembre, marcó la vida de la activista.

En 1977 funda el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos, que sería conocido como el Comité ¡Eureka!, para denunciar los abusos en los sexenios de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría.

Debido a esta gran labor fue candidata al Premio Nobel de la Paz en los años 1986, 1987, 1989 y 2006, también como un reconocimiento se realizó un documental sobre su experiencia de lucha en el ámbito de los derechos humanos en México.

El 23 de octubre de 2019, a 44 años de la desaparición de su hijo y cuando doña Rosario Ibarra tenía 92 años, el Pleno del Senado de la República aprobó otorgarle la Medalla de Honor Belisario Domínguez.

La medalla la dejó en custodia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

klcg