Alex-Otaola-Fractales
Alex-Otaola-Fractales

Fractales Vol.2, el reciente disco de Alex Otaola es resultado de la pandemia del Covid-19, del aislamiento obligado que provocó que el músico se encerrara en su estudio y experimentara con sonidos, los cuales al final dieron vida a un collage auditivo, abstracto pero lleno de una belleza cuasi dramática.

Lo que sería un disco construido de manera individual, en soledad, terminó convirtiéndose en una obra en la que participaron 25 músicos invitados quienes, desde la distancia, colaboraron en la construcción del rompecabezas musical que significa Fractales II. En la lista se cuentan Alonso Arreola, Alfonso André, Chema Arreola, Luca Ortega, Hernán Hecht, entre otros.

“Cada músico grabó su intervención desde su estudio casero, nadie tocó una canción completa. La idea del Fractales, cuando se empezaron a sumar invitados, fue que cada uno enviara un fragmento musical para, a la más pura usanza del cine, realizar conjeturas que al final dieran como resultado una historia”, confiesa Otaola en entrevista.

Con nombres de canciones que hacen alusión a obras cinematográficas como Jetée (película francesa construida a través de fotografías, antecedente de ’12 monos’) o Rumble Driver 20×20 (en homenaje a Taxi Driver y Rumble Fish, de Francis Ford Coppola) el álbum es difícil de digerir, pero ofrece una salida a la estática que, de repente, pareciera rodear a los escuchas con la llamada ‘música comercial’.

Ataques y señalamientos marcan a la familia del cantante Alfredo Olivas

“A la hora que hago música en plan solista puedo ser más radical y salir de lo tradicional, ese es el concepto de Fractales, no es como cuando tocaba con Santa Sabina o La Cuca en donde los fragmentos sonoros se tenían que diluir para dar vida a una canción. Aquí cada fragmento tiene su valía, aunque al final forman parte de un collage que se une en cierto momento”, narra Alex.

El icono del rock (además de las bandas mencionadas ha tocado con San Pascualito Rey y La Barranca) asevera que a pesar de lo complejo de su obra hace música comercial porque sabe que a un número de personas les va a gustar: “Cuando alguien hace música es para que te escuchen y se vean reflejados, de alguna manera, en ella. El valor de la música independiente es que a quien le guste pues le va a gustar un chingo, son más entregados”.

El maestro, quien dice entregarse en oídos y alma a Miles DavisFrank Zappa, asegura que no está en contra de la música comercial y que hay cosas que le gustan como “Toxic” de Britney Spears lo cual, en su momento, “fue un sacón de onda”.

“Uno percibe el oficio al que se dedica o la realización profesional como algo que tiene que ver con la cantidad de dinero que vas a ganar para comprarte comida o vivir bajo un mejor techo. Dedicarse a la creatividad no se mide en esos términos sino en otros… Hay otra paga, aunque es, quizá, más emocional, más placentera”, afirma.

La historia de la madre Conchita, la presa más celebre de las Islas Marías

Para ejemplificar lo anterior, Alex narra la anécdota de cuando musicalizó la película silente “El Hombre de la Cámara” en la Cineteca Nacional, en una función especial en la que el micrófono se abrió a preguntas y respuestas.

“Terminamos la función y se escucha a una señora dar las gracias porque venía preparada para una película muda pero también oscura. Nos dice que es ciega y está acompañada de su hija, quien le iba platicando lo que iba pasando en la pantalla y, además, confiesa que hacía mucho tiempo que no se la pasaba tan bien… Ha sido la cosa más conmovedora que me ha pasado dedicándome a la música.

“Aquello reafirmó el pensamiento que tuve cuando alguien, a quien había confesado que dedicaría mi vida a la música, me dijo que me moriría de hambre: este arte te nutre no el estómago (quizá sí con una que otra mariposa) sino algo más, el ser. La música genera su propia vida y sus propios vínculos emocionales y eso, eso, es insuperable”, finaliza diciendo.

Aquí la entrevista In Live, vía Facebook:

FF