Más explosiones, amenazas de bombas, patrullajes en las calles y tensión por los reacomodos en el Gobierno, es el escenario en Sri Lanka, cinco días después de los atentados.

Además, ayer se dio a conocer la lista de sospechosos de los mortales atentados del domingo pasado, mientras la tensión en Colombo continuaba con la renuncia del ministro de Defensa.

 

La policía publicó un cartel con el nombre y fotografía de siete personas dos mujeres, al parecer todos musulmanes, sospechosos de los atentados de hace cuatro días contra iglesias, hoteles de lujo y zonas residenciales.

El cartel pide la asistencia pública para localizar a los sospechosos y ofrece varios números telefónicos para cualquier información, de acuerdo con reportes del Daily News y el Newsfirst.

La publicación de la lista de sospechosos coincidió con la carta de renuncia del ministro de Defensa, Hemasiri Fernando, al presidente, Maithripala Sirisena, quien la pidió la víspera ante la hipótesis de que el personal a cargo del funcionario desconoció advertencias externas sobre posibles ataquen en el país.

Además agentes de la policía patrullaban las calles de Colombo en busca de los responsables de los atentados, en el marco de un operativo de seguridad que incluyó el cierre de la principal vía hacia el aeropuerto internacional de Bandaranaike y de la calle del banco central, así como la prohibición de vuelos no tripulados y drones.

La alerta de seguridad es latente debido a falsas alarmas de bomba, una de ellas en la calle del banco central, donde estaba estacionado un vehículo sospechoso, y amenazas no especificadas que han surgido desde hace cuatro días.

En la ciudad de Pugoda, a unos 40 kilómetros de Colombo, se registró una explosión aislada en un terreno vacío, sin reporte de víctimas, ni daños.

Como parte de las investigaciones, las autoridades han detenido a 80 personas, entre ciudadanos y extranjeros, para ser interrogadas sobre los atentados, los cuales fueron reivindicados por el Estado Islámico (EI), aunque la línea de investigación también señala a grupos islamistas del país.

El Gobierno de Sri Lanka ajustó el número de muertos por los atentados del domingo pasado: de 359 a 253; admitieron que hubo un «error de cálculo» de las morgues, por la dificultad en la contabilización de miembros amputados.

Visita Christchurch el Príncipe William

El Príncipe Guillermo de Inglaterra inició ayer una visita de dos días a Nueva Zelanda para expresar su solidaridad a las víctimas del ataque del 15 de marzo perpetrado por un supremacista blanco en la ciudad de Christchurch.

El monarca viajó desde Auckland, donde asistió junto con la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, a un acto conmemorativo por el Día de Anzac, que celebra a los veteranos militares de Australia y Nueva Zelanda en la Primera Guerra Mundial.

Antes de llegar a Christchurch, William se reunió con Alen Alsati, una niña de cinco años de edad, quien resultó herida en el ataque y se despertó de un coma, en el Starship Children’s Hospital.

LEG