Las protesta, vigiladas de cerca por la Policía, fueron convocadas por grupos antifascistas, que portaron banderas republicanas y andaluzas o de colectivos como el LGTBI, entre otras

Miles de personas se manifestaron ayer en varias ciudades de Andalucía, España, para protestar contra el auge de la extremaderecha y el fascismo, tras los sorprendentes resultados alcanzados por el partido Vox en las elecciones regionales del domingo.

Mientras el Presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, apostó por seguir impulsando un proyecto regenerador para hacer frente al desafío que supone la irrupción de la ultraderecha.

Vox, hasta ahora inexistente en el panorama político español, consiguió 11% de los votos y 12 diputados, un resultado que los convierte en clave para la formación de un nuevo gobierno andaluz tras 36 años de dominio ininterrumpido del partido socialista.

Las protesta, vigiladas de cerca por la Policía, fueron convocadas por grupos antifascistas, que portaron banderas republicanas y andaluzas o de colectivos como el LGTBI, entre otras, y lanzaron consignas como «vuestro odio no cabe en nuestras calles» y «vosotros, fascistas, sois los terroristas».

Los resultados de las elecciones regionales andaluzas generaron un auténtico terremoto en el mapa político español, ya que los partidos de centro y derecha tienen por primera vez la posibilidad de lograr el poder en esa comunidad autónoma, histórico feudo socialista.

Es la primera vez en décadas que la ultraderecha entra en un parlamento español, aunque sea regional, y tiene lugar en unas elecciones que habían sido analizadas en clave nacional, dentro del intenso año político que está viviendo España.

«Los resultados en Andalucía refuerzan nuestro compromiso de defender la Constitución y la Democracia frente al miedo», indicó a ese respecto el jefe del Ejecutivo español, quien se encuentra en Katowice (Polonia) participando en la Cumbre del Clima (COP24).

A pesar de ser unos comicios regionales, las elecciones andaluzas se leyeron en clave nacional al ser las primeras en España desde la llegada al poder de Sánchez el pasado 1 de junio, tras prosperar la moción de censura presentada contra el conservador Mariano Rajoy (Partido Popular, centroderecha).

El partido socialista andaluz, encabezado por Susana Díaz, ganó los comicios, pero fue una victoria amarga, al cosechar su peor resultado en la historia con 33 diputados (y una pérdida de 14).

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.