Foto: Cuartoscuro / archivo “Estamos haciendo conciencia de que todas estas sustancias, el consumo, aunque sea mínimo, genera un daño irreversible”, señaló  

La Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones considera que la problemática de las adicciones es un tema de salud y no de seguridad, como se había planteado en Gobiernos anteriores, indicó el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez.

Resaltó que la estrategia fue relanzada muy fuerte, como la que aborda el consumo de cristal en los espacios de trabajo, como la industria maquiladora y campo, donde los jornaleros recurren a estas sustancias.

TE PUEDE INTERESAR:   Se reúne Adán Augusto con Lorenzo Córdova y Rosa Icela Rodríguez para definir seguridad de elecciones 2022

“Estamos haciendo conciencia de que todas estas sustancias, el consumo, aunque sea mínimo, genera un daño irreversible”, señaló.

Adelantó que se tiene lista una canción, en la cual la letra trata el peligro de involucrarse en la narcocultura, consumir y vender drogas; además de otra campaña en la que el propósito es hacer conciencia sobre la violencia de los videojuegos.

Por separado, Juan Martín Pérez García, coordinador de Tejiendo Redes en América Latina y el Caribe, dijo que las campañas que difunde el Gobierno de México tienen graves errores de diseño, uno de ellos es educar por miedo.

“Las distintas campañas que han hecho no tienen ningún sentido y hay mucha demostración a lo largo de los años de este tipo de campaña de terror no funcionan», dijo.

En una entrevista con 24 HORAS, destacó que las adicciones son un problema de salud pública y cada caso tiene un contexto de desprotección falta de oportunidades y de disposición.

TE PUEDE INTERESAR:   Avanza en San Lázaro, ratificación de Félix Medina como nuevo Procurador Fiscal

En ese sentido, acusó que México carece de un plan para poder atender de forma pública el internamiento y el uso crónico de adicciones, por lo que el dinero destinado a las campañas es un recurso mal aplicado.

Este diario publicó este martes que expertos coinciden en que las campañas que difunde el Gobierno de México contra las adicciones no funcionan porque son amarillistas y están elaboradas de manera homogénea.

LEG