Foto: Facebook / La trayectoria de Orozco Perea en la administración pública, que viene desde el sexenio de Enrique Peña Nieto, se ha centrado en áreas jurídicas

Óscar Ernie Orozco Perea, quien hasta enero de 2019 laboró en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), donde enfrentó un litigio laboral, ahora es el “encargado” de la subdirección de Terminal y de Supervisión de Transportación Terrestre en Servicios Aeroportuarios de la Ciudad de México (SACM).

La misión de dicha subdirección, según el organigrama de SACM, es mantener operando la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) “en óptimas condiciones y de seguridad, tanto los servicios de operación aeroportuaria que presta como los servicios de carácter comercial para beneficio, satisfacción y confort de clientes, pasajeros y usuarios».

Su objetivo es contribuir a que la terminal 1 del aeropuerto proporcione a pasajeros y usuarios servicios aeroportuarios y comerciales eficientes y eficaces.

Entre sus funciones está coordinar que los servicios comerciales que se prestan de manera directa y/o a través de terceros, tanto a clientes como a pasajeros y usuarios se den de manera oportuna, con calidad y dentro de las condiciones del mercado.

Además, debe supervisar que los servicios de información, estacionamiento y atención que se brinda a pasajeros y usuarios sean de manera eficiente y segura, y administrar y controlar la prestación de los servicios autorizados de transportación terrestre de pasajeros y traslado de equipaje, entre otras.

Sin embargo, la trayectoria de Orozco Perea en la administración pública, que viene desde el sexenio de Enrique Peña Nieto, se ha centrado en áreas jurídicas.

RECIBIÓ CONTRATO POR ADJUDICACIÓN DIRECTA

El 30 de septiembre de 2015, fecha en la que deja de laborar en la Secretaría de Desarrollo Social, Orozco Perea recibió un contrato por adjudicación directa por 226 mil 200 pesos de parte de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Sedatu para brindar servicios de asesoría para desarrollar programas y mecanismos que fomenten la operación transparente y apegada a la norma de los programas sociales a cargo de esa dependencia.

Según la información del contrato con clave SEDATU-CSP-3032-2015, Orozco Perea además debió elaborar documentos, campañas y otros medios de comunicación tendientes a garantizar y promover los derechos humanos en todos los ámbitos, tanto de los servidores públicos como de los beneficiarios de programas sociales, cuyo objetivo era impulsar a mujeres como microempresarias.

Un mes después de la celebración de este contrato, el 1 de noviembre de 2015, el funcionario fue contratado como director general adjunto “B” por la misma Unidad de Asuntos Jurídicos de la Sedatu que le había pagado como asesor más de 200 mil pesos.

LITIGIO LABORAL

Sin embargo, al llegar la actual administración a finales de 2018, Orozco Perea fue uno de las decenas de servidores públicos a los que se les pidió la renuncia.

El funcionario acusó en los medios de comunicación un despido injustificado y la negativa a liquidarle conforme los términos de ley; su caso, junto con otros 52 servidores públicos federales de distintas dependencias, llegó hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Finalmente, el 15 de enero de 2019 sale de la Sedatu, según el registro público de Servidores Públicos de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

El 25 de septiembre de ese año el Boletín Laboral Burocrático del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje publicó que el expediente 4689/19 a nombre de Óscar Ernie Orozco Perea contra la Sedatu llegó a un convenio de pago y se envió a archivo definitivo.

Ya en esta administración, a la cual primero demandó en 2019, Orozco Perea ingresó el 15 de febrero de 2021 como Profesionista Dictaminador de Servicios Aeroportuarios, cuya función era la revisión de contratos, revisión y elaboración de oficios, seguimiento a auditorías y apoyo administrativo en el AICM con un sueldo neto de 36 mil 177 pesos, según su declaración patrimonial ante la SFP.

Actualmente, y aunque está como “encargado” de asuntos de seguridad, operación y calidad de diversos servicios en la terminal 1 del AICM, su ingreso neto mensual asciende a 50 mil 158 pesos.

Fuentes consultadas en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) comentaron que la figura de “encargado” es usual en los puestos directivos cuando el titular no recibe el nombramiento oficial, pero también cuando el perfil no es acorde con las obligaciones del puesto.

LEG