Vacunas a clase trabajadora es una urgencia económica

Carlos Pavón

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

El pico fue de 12 millones de empleos perdidos, un millón de Mipymes desaparecidas, y una caída generalizada de 8.5% en la economía, ese fue el panorama que tuvimos que enfrentar y afrontar los mexicanos en 2020, y la expectativa que va pintando este 2021 no resulta más alentadora.

Basta ir a las calles para darse cuenta de la falta de empleo, de la disminución de los ingresos en la clase trabajadora y que la economía sigue quebrada; sin embargo, a pesar de estas claras señales, a la actual administración parece no quedarle claro la urgencia en la recuperación económica.

El Covid-19 trajo pérdidas a nivel mundial y aunque es difícil de creer, México no blindó a sus empresas, no dio estímulos, no preparó ningún plan de apoyo fiscal, las dejó a su suerte, por lo que la recuperación costará mucho más trabajo.

Pero… ¿cómo saldremos adelante? De entrada se requiere tener una visión real de lo que pasa en México. Las pocas vacunas contra Covid-19 que llegan son aplicadas a los adultos mayores, sin embargo, debemos ser mucho más operativos. Desde hace más de un mes hemos exigido que la clase obrera sea a la par vacunada. Se requiere de un cambio de estrategia, no sólo en la atención a la pandemia, sino en la vacunación.

Nuestra insistencia es una aplicación generalizada sí, pero pensada en los grupos que podrán sacar adelante a México y esa es la clase productiva, la trabajadora, ésa que tiene la capacidad de generar riqueza y junto con ello empleos.

Con esta visión, hace algunas semanas realizamos una magna manifestación en el Instituto Mexicano del Seguro Social, en la representación de Zacatecas; ahí, más de tres mil mineros exigimos que nos vacunaran, no a capricho, sino a razón de que queremos impulsar a nuestro país.

También exigimos que las vacunas sean no sólo aplicadas, sino pagadas por el IMSS; estamos seguros que debe tener los recursos suficientes para la compra ya que, a pesar de la pandemia y de la situación tan apretada que tuvieron las empresas, el instituto nunca dejó de cobrar las cuotas.

Pero lejos de pensar en la economía nacional, el partido en el poder ha puesto las vacunas en las manos de los llamados “servidores de la nación”, ya que fueron designados para recopilar datos e información con miras a las elecciones.

Como mexicanos debemos exigir una pronta vacunación y que esté libre de politiquería. Desde el Sindicato el Frente seguiremos implementando acciones para que el IMSS cumpla con su obligación de otorgar y garantizar la salud a los mexicanos.

Queremos ser vacunados y seguiremos empujando el tema; hace unos días, en mi papel de diputado federal, emití un exhorto para que el IMSS compre y aplique las vacunas a todos los trabajadores, y en los próximos días interpondremos un amparo con los mismos fines.

Las empresas pagan millones de pesos en cuotas, por lo que la vacuna no es una dádiva, sino una obligación del Estado.

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer; a las compañeras y trabajadoras de México, mi solidaridad, compromiso y apoyo para continuar de la mano en la búsqueda y establecimiento de la equidad.

En el Frente nos honramos en ser el sindicato con mayor presencia femenina del sector; todas nuestras colaboradoras gozan de los mismos derechos y continuamos engrandeciendo nuestras filas con su participación. Somos un sindicato de puertas abiertas y lo seguiremos siendo.

No basta ser empáticos, sino que la verdadera lucha es diaria. Hoy más que nunca se debe ser receptivos y escuchar las consignas de este 8M2021.

 

                                                                                                                                            @CarlosPavonC