Graciela Márquez, de la SE, alerta que la economía aún está débil y enfrenta retos

El siguiente paso para el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es negociar una unión aduanera en la región de América del Norte, con el fin de facilitar los procesos de comercialización para las empresas, señaló Jaime Serra Puche, exsecretario de Comercio y Fomento Industrial.

Durante la clausura de un diplomado en Negociaciones Comerciales Internacionales del Colegio de México (Colmex), Serra Puche, quien fuera negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), explicó que sólo para la regla de origen automotriz existen complicaciones para que las compañías puedan implementarla en el corto plazo hacia Estados Unidos, por lo que se puede deteriorar la relación comercial con aquel país.

Graciela Márquez Colín, secretaria de Economía, reiteró que el T-MEC busca llevar todos los beneficios de las cadenas de valor a la mayor parte de los sectores de la economía.

Manifestó que el entorno económico actual es complejo, en donde la misma Organización Mundial del Comercio (OMC) enfrenta un contexto que debilita su papel en el sistema multilateral.

“Aunado a ello enfrentamos los retos adversos de la pandemia que ha afectado las cadenas globales de valor”, expuso Márquez.

 

 

AR