Las inmobiliarias deben invertir 2% del valor de sus ventas en gestionar mejoras con vecinos y autoridades

En México existen alrededor de 500 mil viviendas abandonadas o invadida, principalmente en fraccionamientos de interés social, y las consecuencias negativas de este fenómeno alcanza a por lo menos ocho millones de habitantes que viven principalmente en el Edomex, Jalisco, Nuevo León, Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz y Quintana Roo, dijo la presidenta de la Alianza para la Regeneración Urbana (ARU), Louise David.

 

Indicó que esta cantidad de vivienda abandonada o invadida es consecuencia de las carteras vencidas del Infonavit y de la banca privada.

 

Según datos de la ARU, tan solo en Baja California existen 30 mil viviendas invadidas, de ellas, 25 mil están en Mexicali.

 

Por ello, la presidenta de la Alianza para la Regeneración Urbana llamó a implementar medidas físicas, sociales, económicas y ambientales a largo plazo probadas ya en procesos de éxito de recuperación de zonas urbanas, y que podrían beneficiar hasta un millón 710 mil familias.

 

Detalló que las mejores propuestas son en espacios interiores, públicos, de infraestructura urbana, servicios como el transporte público o la gestión de la basura, equipamientos a escuelas, y centros de salud, entre otros.

 

Las acciones ambientales, detalló, puede ser la instalación y mantenimiento de árboles, huertos urbanos o viveros, gestión de los residuos sólidos, del agua, y preservación de áreas verdes.

 

Además, al recuperar vivienda abandonada, miles de familias estarían en posibilidad de percibir un efecto positivo en cuanto al valor patrimonial de sus viviendas, estimado en promedio al año, en 11 mil 387 millones 700 mil pesos en su conjunto, según cálculos de la ARU.

 

Si el Infonavit plantea recuperar 171 mil viviendas abandonadas en los próximos cinco años, una metodología de regeneración urbana con participación social permitiría beneficios para más de un millón y medio de familias.

 

Y esto sólo al recuperar 26.3% de la vivienda en esta condición en el país, ya que no todas las viviendas abandonadas son del Infonavit”, destacó la directora general.

 

David apuntó que atender el problema del abandono de la vivienda es prioritario para regresar a las familias el valor de su patrimonio, mismo que se deteriora aproximadamente de 6 a 9% cada año en su valor de mercado.

 

Según el Índice de Precios de la Vivienda en México, elaborado por la Sociedad Hipotecaria Federal, el precio medio de la vivienda social-económica fue de 445 mil pesos, por lo que propietarios de este tipo de vivienda que habitan en fraccionamientos con problemas de abandono perderían alrededor de $30,000 pesos anuales”, expusó.

 

 

AR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.