Afirmó que la federalización de la educación dará margen financiero al estado para invertir en el sector y convertir a Michoacán en una potencia agroalimentaria

La federalización de la nómina magisterial anunciada por el gobierno federal impactará de manera positiva al campo del estado, el cual podrá recibir mayores recursos, afirmó el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo.

 

Durante el evento conmemorativo del centenario luctuoso de Emiliano Zapata celebrado en el Ejido de Cuatro Caminos del municipio de Nueva Italia, el mandatario reconoció que, actualmente, el campo recibe por lo menos siete veces menos recursos que la educación, debido a determinaciones y crecimiento de las plazas magisteriales.

 

En su discurso, Aureoles señaló que mientras que al tema educativo, y de manera concreta al pago de salarios y prestaciones de maestros, el gobierno del estado destina ocho mil millones de pesos, al campo apenas se canalizan mil millones.

 

Esto, afortunadamente dijo, podría cambiar ante el compromiso del gobierno federal de federalizar la nómina educativa, hecho que permitirá sanear y equilibrar las finanzas del estado.

 

“La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador, de federalizar la nómina magisterial significa que se vienen tiempos mejores para Michoacán y su gente y, sobre todo, para el campo. La situación por muchos años ha sido muy difícil, ha sido una larga noche”, detalló.

 

 

 

Ante representantes de organizaciones campesinas, Aureoles Conejo reconoció que Michoacán estuvo a punto del colapso e inviabilidad financiera y destacó que malas o apresuradas decisiones tomadas durante los últimos 27 años llevaron al estado a una situación crítica, principalmente en el ámbito educativo.

 

Afirmó que un convenio en materia educativa que no se cumplió erosionó primero las finanzas del sector y después las estatales afectando a todas las áreas, incluyendo el campo y puso como ejemplo que para cubrir los compromisos magisteriales se destinaban ocho mil millones de pesos, mientras que al campo se asignaban solamente mil millones.

 

“Para cubrir esa responsabilidad hay que destinar cada año ocho mil millones de pesos, y para el campo mil millones. Es decir, a la parte que genera empleo no le hemos podido dar lo que requiere para generar y ser altamente productivo”, agregó.

 

Dijo que ahora, con la federalización de la nómina magisterial “la cosa cambia; empieza a aparecer una luz al final del túnel, una luz que se va a convertir en un faro que nos va a traer buenas oportunidades. Por eso, sin cortapisas, le agradecí al presidente esta decisión, porque esto le da otro rumbo a las cosas y al futuro de Michoacán”, destacó.

 

En este marco y con este panorama, el gobernador anunció el relanzamiento del campo michoacano.

 

Afirmó que la federalización de la educación dará margen financiero al estado para invertir en el sector y convertir a Michoacán en una potencia agroalimentaria.

 

Reconoció que la lucha del llamado «Caudillo del Sur» no se ha concretado, por lo que es necesario trabajar para hacer posible la tesis de que la tierra es de quien la trabaja.

 

MGL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.