Se desploma avión en Durango; no hubo personas fallecidas (+Infografía)

 

Tras el accidente del vuelo AM2431 de Aeroméxico, que cubría la ruta Durango-Ciudad de México, José Rosas Aispuro, gobernador de Durango, confirmó que no hubo personas fallecidas, y que se tiene un reporte de 50 heridos, entre ellos el piloto Carlos Galván Meyrán, quien fue ingresado a quirófano por una lesión cervical y se reporta grave.

“La aeronave inició el despegue a las 15:30 horas por apreciaciones de la torre de control, tras levantar el vuelo, repentinamente fue afectada por una ráfaga de viento que la hizo descender bruscamente y tocar tierra con el ala izquierda, desprendiéndose los dos motores del mismo”, manifestó el mandatario en conferencia de prensa.

Sin embargo, indicó que habrá que esperar los resultados de las investigaciones de las autoridades competentes, para conocer la causa real del desplome.

Señaló que entre los lesionados está una menor con quemaduras en las piernas, la cual es atendida en el hospital materno infantil de la capital de Durango. El resto de los heridos fueron trasladados a otras instituciones de salud de la entidad.

Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, precisó en conferencia de prensa que en el avión, viajaban 99 pasajeros: 88 adultos, nueve menores y dos infantes, así como cuatro tripulantes, dos pilotos y dos sobrecargos.
Comentó que de acuerdo a información preliminar, la destreza del capitán y de la tripulación fue fundamental para reducir el impacto.

Señaló que el avión tenía 10 años de antigüedad y llevaba cuatro años en la flota de Aeroméxico.

En tanto, el IMSS envío cinco ambulancias al lugar de los hechos para apoyar las labores de traslado de los heridos, además de que dispuso de camillas y equipo médico de emergencia.
Aeroméxico cuenta con cuatro vuelos diarios entre Durango y la Ciudad de México; mientras que Volaris cuenta con 11 vuelos a la semana.

Destacado

Uno de los sobrevivientes narró a Foro TV que el avión estaba por despegar cuando se registró una fuerte corriente de viento, que el piloto intentó abortar el vuelo, pero no fue posible. “Alcanzamos a caminar de dos a tres kilómetros al bajar de la nave), y la unidad tardó de tres a cuatro minutos en explotar”.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.