guerra
Foto: AFP / A más de seis semanas de que Rusia invadiera el país, hombres y mujeres llegaron al club esperando escuchar chistes que alivien las tensiones  

Sobre un escenario en Ucrania, el humorista Sergii Gromov de 32 años cuenta que el ejército lo llamó y que podría tener que ir a combatir a los rusos.

Pero dice que la preocupación de su esposa no es que tenga que ir al frente de combate: a ella le preocupa que lo obliguen a quitarse la barba que tanto le gusta.

Una risa ligera resuena en el club de comedia de la ciudad occidental de Leópolis, donde se recaudan donaciones para el ejército ucraniano.

TE PUEDE INTERESAR:     Sujeto que robó a los perros de Lady Gaga y disparo a su paseador queda libre… por error

A más de seis semanas de que Rusia invadiera el país, hombres y mujeres llegaron al club esperando escuchar chistes que alivien las tensiones.

«El humor es nuestro escudo y nuestro mecanismo de defensa para pasar este momento», declaró el humorista al dejar el escenario.

Gromov, quien también es cineasta, debió salir de su ciudad de Járkov, cerca de la frontera con Rusia, en los primeros días del conflicto.

Junto a su esposa y un amigo, viajó más de mil kilómetros al oeste en busca de seguridad en Leópolis.

TE PUEDE INTERESAR:       Llega a la Estación Espacial Internacional la primera misión privada de SpaceX

El comediante piensa cuidadosamente qué tipo de chiste será aceptable y tuvo dudas de regresar a las tablas esta semana.

«Daba un poco de miedo actuar, pero tras la primera presentación entendí que es necesario», declaró.

«Es mejor ir a una actuación de comedia y reírse un día por mes o por semana que quedarse en casa y beber alcohol», aseguró.

Reír y llorar brindan el mismo grado de alivio, asegura, aunque preparar chistes es más difícil que antes de la invasión.

El presidente Volodimir Zelenski es quizás el cómico más famoso de Ucrania, electo en 2019 tras una popularísima serie de televisión en la que interpretó a un educador convertido en presidente.

Pero después de semanas de matanza y destrucción, sus habilidades oratorias están centradas en generar apoyo mundial para terminar la invasión rusa.

Tras el inicio de la guerra el 24 de febrero, el Salón de Comedia Cult, en Leópolis, cerró por varias semanas.

Los comediantes trabajaron de voluntarios cuando miles de personas llegaron a la ciudad y nadie estaba de humor para hacer chistes, dijo el gerente, Bogdan Sepokura.

Pero el club reabrió en marzo porque sintió que la gente lo necesitaba.

LEG