Foto: Angel Ortiz / Para Ángel, esta área verde le significa una oportunidad para hacer ejercicio y continuar con su rehabilitación

El Parque Lineal Periférico Oriente, que está junto a la Unidad Habitacional Cuauhtémoc, en la alcaldía Iztapalapa, es fruto de la recuperación de espacios públicos en la zona y un lugar para pasear en familia o con las mascotas.

Para Ángel, esta área verde le significa una oportunidad para hacer ejercicio y continuar con su rehabilitación, luego de que un accidente automovilístico lo llevó a recurrir a una silla de ruedas y alejarse de actividades que eran parte de su vida diaria.

TE PUEDE INTERESAR: “No fue un crimen pasional, fue un macho patriarcal”

Este joven de 28 años de edad ha encontrado en el Parque Lineal un sitio para fortalecer su cuerpo: “Lo que dejé, que amaba mucho, fue el futbol, algo que me quebró el corazón”.

Ángel dice sentirse bien con el apoyo de su familia y de los amigos que hizo en este parque: “Veo a toda la banda que me apoya… soy su fuente de inspiración, como ellos de la mía. Jordan es el maestro y es el que me ha motivado también”.

SEGURIDAD

Desde que se recuperó este espacio se ha notado la diferencia en la zona, ya que antes era común encontrar a personas drogándose, mientras que ahora es raro ver estas conductas nocivas.

“Yo ya no he visto eso, ya veo a la banda que le da (al ejercicio); y sí, llega a haber el que pasa, pero mejor se va porque no ve que ellos se estén drogando”, cuenta Ángel.

Destaca que el parque representa un lugar muy agradable para jóvenes, niños y hasta para las mascotas. Sobre las demás personas que acuden comúnmente a realizar actividades de esparcimiento y ejercicio, el joven indica que es muy positiva la compañía mutua que se hacen.

“Es agradable porque cuando corro, toda la gente y personas grandes se inspiran y me inspiro yo. Hay momentos en los que me canso, pero sí se puede, es una motivación chida y me ayudan a subir a los juegos”.

Ángel relata que sus amigos y compañeros de ejercicio, al igual que su mamá, también le brindan ayuda para ingresar al parque, ya que tiene el inconveniente de que no hay rampas para que las personas en sillas de ruedas puedan acceder por propia cuenta al espacio.

PIDE MÁS INCLUSIÓN

Y es que tampoco hay un puente peatonal de fácil acceso para personas con discapacidad, lo que representa un riesgo al momento de cruzar los carriles de Periférico para entrar al parque.

Por ello, Ángel considera que hace falta más inclusión para quienes como él tienen alguna discapacidad física: “Quiero enseñarle a la gente que todos somos iguales, que todo el mundo puede”.

Lamenta que las rampas existentes son “sólo para las áreas de ejercicio”, por lo que son necesarios un acceso y un puente peatonal con rampa.

“Estaría chingón porque muchas personas con discapacidades vendrían. Ya no tanto de que te traigan tus familiares, sino uno solo venir, ser independiente, porque de eso se trata”.

Insiste en que la falta de accesos para sillas de ruedas es el principal motivo por el que no puede acudir a diario a realizar actividad física: “Yo le digo a mi madre ‘déjame ir’, y luego no quiere por el miedo de que en el Eje me vaya a pasar algo”.

El joven aprovecha las diversas áreas que ofrece el Parque Lineal y a veces practica basquetbol: “El básquet en silla de ruedas está padre”.

También le da mucho gusto poder rehabilitarse en la zona de barras: “La verdad me siento bien contento al verme parado; es una alegría ver los pies… sí se cansa uno a un cierto tiempo, pero para mí dos segundos son la gloria”.

FRASE:
“Es agradable estar aquí porque cuando corro, toda la gente y personas grandes se inspiran y me inspiro yo. Hay momentos en los que me canso, pero sí se puede, es una motivación chida y me ayudan a subir a los juegos”
Ángel
Usuario del Parque Lineal Periferico Oriente

LEG