Foto: Quadratín / Maximino Alejo Prudencio y Bonifacio N fueron atacados por civiles armados cuando realizaban un recorrido de seguridad

El comandante del Frente Unido por la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (Fusdeg), Maximino Alejo Prudencio, y otro integrante de esa organización -identificado como Bonifacio N-, fueron asesinados ayer a balazos en Tierra Colorada, cabecera municipal de Juan R. Escudero.

De acuerdo con reportes oficiales, este lunes se alertó de un tiroteo en la colonia San Antonio, a unos metros de la cancha conocida como Conasupo.

Versiones policiacas señalaron que el comandante y el policía comunitario realizaban un recorrido de seguridad en la zona cuando fueron atacados a balazos por civiles armados.

UTILIZAN FUSIL AR-15

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero confirmó que los asesinatos se realizaron con un fusil AR-15 e informó que ya abrió una carpeta de investigación por el delito de homicidio por arma de fuego en agravio del comandante del Frente, Maximino Alejo Prudencio y Bonifacio N.

En un comunicado, la dependencia estatal precisó que de acuerdo con los hechos y las pruebas periciales practicadas, los cuerpos se encontraron en el interior de una camioneta de la marca Ford, tipo Lobo, color negro, con placas de Guerrero, en la calle Olímpica de la colonia San José.

Indicó que ante la negativa de los familiares, los cuerpos -hasta el cierre de esta edición- no habían sido trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo); sin embargo, la Fiscalía aclaró que continuará la indagatoria correspondiente.

A su vez, tres jóvenes fueron ultimados a balazos cuando viajaban a bordo de una motocicleta en el centro de Huitzuco, al norte norte de la entidad.

En el ataque, registrado el domingo, una de las víctimas, identificada como Miguel Ángel N, murió al instante, mientras que los otros dos jóvenes llamados Jorge N y Jonhy N, quienes eran hermanos, fueron trasladados a un hospital donde murieron por la gravedad de sus heridas.

Fin de semana violento en Michoacán dejó 13 muertos

Un comando irrumpió en un palenque clandestino del municipio de Zitácuaro, en Michoacán, y disparó contra los asistentes, lo que dejó un saldo de cuatro personas muertas y al menos siete lesionadas.

Los hechos ocurrieron durante los primeros minutos de este lunes, en la localidad de La Gironda, lugar donde se desarrollaba un torneo de gallos, presuntamente clandestino.

Al sitio arribaron hombres que portaban fusiles de asalto y dispararon contra la multitud.

Tres personas murieron en el lugar y otra mientras recibía atención médica.

Asimismo, hombres armados balearon un bar en la cabecera municipal de Cuitzeo, con un saldo de dos muertos y al menos seis lesionados.

Varios sujetos armados dispararon contra los comensales del bar “La Chivis”, ubicado sobre la calle Lázaro Cárdenas del centro de ese municipio.

Unas horas después, en Zitácuaro, habitantes de la tenencia Encarnación reportaron el hallazgo de dos cuerpos, que fueron abandonados sobre la carretera Zitácuaro-Benito Juárez.

Las víctimas presentaban heridas de bala y, hasta ayer, no habían sido identificadas.

En Tangamandapio, fueron abandonados cinco cuerpos sobre un camino de la comunidad La Trasquila, los cuales estaban envueltos con cinta adhesiva de uso industrial.

El gobernador de la entidad, Alfredo Ramírez Bedolla, dijo que Michoacán observa una situación de violencia inercial desde hace dos décadas.
LEG