Chapelle hizo comentarios en un show de Netflix que desataron la polémica.
Chapelle hizo comentarios en un show de Netflix que desataron la polémica.

Netflix se sumergió en las guerras culturales de Estados Unidos con un especial del comediante Dave Chappelle calificado de transfóbico por empleados de la propia compañía y que ha metido más leña al debate sobre los límites de la libertad de expresión.

En «The Closer», Chappelle, un célebre humorista, afirma que «el género es un hecho» y sostiene que las personas LGBTQ son «demasiado susceptibles».

«En nuestro país se puede disparar y matar a un hombre negro, pero es mejor que no se hieran los sentimientos de una persona gay», dice el comediante, que es negro.

Si bien el programa ha sido condenado por grupos LGBTQ, incluido GLAAD, que citó estudios que vinculan los estereotipos sobre las minorías con ataques en el mundo real, Netflix se ha mantenido firme en que no será retirado.

El gigante del streaming se encuentra en el centro de su controversia probablemente más intensa hasta el momento.

Chappelle sigue siendo muy popular, en un momento en que Netflix compite con rivales como HBO y Disney en las llamadas guerras del streaming.

Para esta última propuesta obtuvo un desembolso de 24 millones de dólares de Netflix.

Esta polémica plantea preguntas más amplias sobre el papel de los gigantes del entretenimiento como Netflix en la difusión de mensajes a la sociedad.

Te podría interesar: Fallece a los 84 años el director Felipe Cazals

«Netflix ya no es una pequeña empresa, es un gran fabricante de contenidos que el año pasado gastó alrededor de 17.000 millones de dólares», dijo Stephen Galloway, decano de cine y artes multimedia de la Universidad Chapman, con sede en California.

Este es el primer caso en que Netflix está en el centro de una polémica sobre la libertad de expresión, y «ha plantado bandera frente a la limitación de la palabra», señaló.

«Cara a cara»

En «The Closer», Chappelle pone en escena a un rapero estadounidense que ironiza sobre el sida y la comunidad LGBT, compara a las mujeres trans con el blackface, el uso de maquillaje para caracterizar a una persona negra, y bromea sobre amenazar con matar a una mujer y esconder su cuerpo en su auto.

En un memorando que se filtró a la prensa, el jefe de contenido de la empresa, Ted Sarandos, afirma que «los contenidos en la pantalla no se traducen directamente en el mundo real» y que el espectáculo de Chappelle es popular y representa una expresión importante de la libertad artística.

Pero un grupo de empleados de Netflix planea tomar una medida de fuerza la semana próxima para protestar contra sus jefes por avalar la propuesta de Chappelle.

Un trabajador fue despedido por filtrar datos internos sobre la tarifa cobrada por el comediante.

«Entendemos que este empleado puede haber estado motivado por la decepción y el dolor que Netflix le habría causado, pero mantener una cultura de confianza y transparencia es fundamental para nuestra empresa», dijo la compañía en un comunicado enviado a la AFP.

Te podría interesar: Estados Unidos confirma extradición del empresario Alex Saab vinculado a Venezuela

Sarandos defendió la presencia de Chappelle en Netflix y recordó que el canal también presenta a artistas como Hannah Gadsby, cuyo aclamado especial «Nanette» relató sus terribles experiencias de violencia homofóbica como mujer lesbiana.

Eso le valió una respuesta cargada de improperios de Gadsby en Instagram.

«Estamos viendo a los líderes de Netflix enfrentarse cara a cara con algunos de sus empleados», dijo Galloway.

«¿Cuándo dice Ryan Murphy que esto es inaceptable?», preguntó, refiriéndose al creador de grandes éxitos con temática LGBTQ como «Pose», quien tiene un acuerdo de 300 millones de dólares para hacer programas para Netflix.

«Terremoto»

El caso de Chappelle es aún más complicado porque, aunque se le acusa de acosar a una minoría vulnerable, el cómico señala repetidamente durante el programa que es miembro de otra, la afroamericana.

«El especial extrae su energía de uno de los debates más candentes de la cultura popular, sobre reclamos contrapuestos de victimización», escribió Helen Lewis en The Atlantic.

El caso de Chappelle recuerda la polémica desatada el año pasado por la autora de «Harry Potter», JK Rowling, que defendió la realidad del sexo biológico, una opinión que muchos consideraron transfóbica.

Chappelle afirma durante su espectáculo que los homosexuales blancos «son minoría hasta que necesitan volver a ser blancos», y que las comunidades LGBTQ han logrado avances en unos pocos años mientras los negros no han podido lograrlos en décadas.

«Aquí hay múltiples fracturas», dijo Galloway. «Cualquiera podría generar un terremoto».

LV