Foto: Instagram Cultura Comunitaria CDMX / Miles de niños y adolescentes han hecho realidad sus sueños en los semilleros creativos de Cultura Comunitaria

Más de mil 300 artistas nóveles y consagrados que forman parte del programa Cultura Comunitaria, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, se darán cita el 7 de diciembre en el evento Tengo un sueño 2021, para mostrar a través de la música, danza, teatro, circo, literatura, artes visuales, saberes tradicionales y lengua originarias de sus comunidades.

TE PUEDE INTERESAR: La increíble historia de “El Niño Terremoto” que sobrevivió en una caja de zapatos al sismo 1985

Miles de niños y adolescentes han hecho realidad sus sueños en los semilleros creativos de Cultura Comunitaria. Tal es el caso de María de los Ángeles Salazar López proveniente de la comunidad San Miguel de Reyes en Oaxaca. “Hoy puedo decir que tengo un sueño poder superar los estragos de la pandemia, continuar aprendiendo de esto y no bajar la guardia porque nosotros los niños continuaremos para hacer realidad nuestros sueños y aspiraciones” expresó entusiasmada.

La directora general de vinculación cultural, Esther Hernández Torres, comentó que Tengo un sueño es la oportunidad de compartir el talento de miles de niños de todo el país que junto con sus docentes construyen un mundo diferente desde sus comunidades a través del arte y la cultura.

“Hubo audiciones en los que llegamos a mil 366 niños y jóvenes que participarán en Tengo un sueño 2021 en donde muchas de ellos saldrán por primera vez de sus comunidades para mostrar sus trabajos artísticos en el Auditorio Nacional”, indicó.

“771 van a estar en el escenario dirigidos en lo musical por el maestro Eduardo García Barrios, 600 de ellos realizarán una escenografía a cargo de Gala Sánchez Renero como directora de arte y 20 más harán el registro audiovisual dirigidos por Carlos Lara”, agregó.

TE PUEDE INTERESAR:  ¡Ánimo Juventud!, una película para no perder el espíritu

Por su parte, Eduardo García Barrios, titular del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM), señaló que este proyecto trata de crear vínculos entre niños, maestros e instituciones para crear un sueño.

Agregó que también existe un semillero creativo de niños y jóvenes con autismo y síndrome de down.

LEG