consulta
consulta

La consulta popular, impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, concluyó con la participación máxima de 7.2 millones de personas, que representan 7.74% del padrón electoral, por lo que no se cumplió el requisito de 40% para validarla.

Según el Conteo Rápido, respecto a la pregunta sobre estar de acuerdo en que “se tomen acciones para esclarecer decisiones de actores políticos del pasado”, entre 89.36% y 96.28% votaron por el sí; y entre 1.38% y 1.58% por el no.
A pesar de que la mayoría de electores se pronunciaron por investigar las decisiones políticas del pasado, la consulta quedará como una anécdota para la historia democrática del país, pues no se alcanzó el margen de 37.4 millones de sufragios y, con ello hacerla vinculante a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

Debido a los resultados, el partido Morena acusó al Instituto Nacional Electoral (INE) de sabotear el ejercicio; Sergio Gutiérrez, representante ante el órgano electoral, señaló a los consejeros Lorenzo Córdova y Ciro Murayama.

Durante la sesión permanente con motivo de la consulta, ayer, el morenista dijo: “Se vio que fue una contra campaña de Córdova y Murayama, donde se empeñaron en decir que esta consulta no es contra los expresidentes. Sí es contra los expresidentes, sí, sí, sí, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, está inmerso en la pregunta, pero ustedes están empeñados en defenderlos”.

El partido guinda acusó que el INE instaló menos casillas, no realizó una estrategia de promoción para incentivar la participación y se dedicó a boicotear al señalar que no se trataba de juzgar a expresidentes.

El consejero Ciro Murayama respondió que fue la Cámara de Diputados, con mayoría de Morena, la que modificó, en diciembre de 2019, la ley de Consulta Popular para que la fecha del ejercicio fuera el primer domingo de agosto y no el mismo día que las elecciones federales.

El consejero aseguró que, ante un tornado de desinformación, se debe explicar que el presidente López Obrador promovió una consulta para preguntar si se debería juzgar a los cinco últimos expresidentes; sin embargo, la Suprema Corte modificó el cuestionamiento.

Murayama manifestó que, además, se deberá conocer quién pagó una “millonaria campaña” de confusión sobre el juicio a expresidentes y dijo que “por la salud de la democracia se deberá saber”.

EJERCICIO INÉDITO

El consejero presidente, Lorenzo Córdova, dijo que el porcentaje de participación de la ciudadanía “era lo de menos” y la consulta se considera exitosa por tratarse de un ejercicio inédito, porque el organismo electoral desplegó todas sus capacidades en un tiempo récord y, sin recursos, logró organizarlo.

Ante las críticas del partido en el poder, apuntó “que una y otra vez vemos mentiras y mentiras que buscan desinformar. Las mentiras a otro lado, no en un contexto democrático. Apostemos a que la jornada sea un éxito, no la dinamitemos”.

Sobre las acusaciones porque no se instalaron casillas especiales -como la difundida por la esposa del Presidente, Beatriz Gutiérrez Müller-, el consejero presidente aclaró que la ley de Consulta Popular no permitió ese tipo de centros de votación y, además, el presupuesto del organismo era insuficiente.

Los partidos de oposición, PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano coincidieron en que la consulta fue un desperdicio de recursos que pudieron utilizarse para atender otras problemáticas del país, como la falta de medicinas, en especial para los niños con cáncer.

Gerardo Triana, representante del tricolor, dijo que “con estos recursos bien se pudieron realizar las siguientes acciones: comprar más de un millón de vacunas; aplicar 53 mil quimioterapias para personas con cáncer; se hubieran adquirido 190 mil aparatos especiales para personas con discapacidad”.

Los cómputos distritales para la consulta empezaron a las 20:00 horas y, al cierre de esta edición, llevaban un avance de 79.1%, con 45 mil 169 de las 557 mil 77 mesas de votación. Se prevé que concluyan mañana. El INE citó hoy a las 16:00 horas para reanudar la sesión y emitir los resultados finales.

Incidentes fueron «marginales»: INE

El secretario ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), Edmundo Jacobo Molina, reportó “incidentes marginales”, como la cancelación de papeletas de votación antes de culminar la jornada electoral en cuatro casillas y el presunto relleno de urnas.

En conferencia de prensa, detalló que se reportaron 476 incidentes, la mayoría por cambio de lugar de los centros de votación por no tener energía eléctrica o agua, así como querer votar sin credencial de elector en 75 casos y falta de funcionarios electorales en 109 centros de votación, así como propaganda cerca de las casillas.

Detalló que, al último corte, se instalaron 99.98% de las 55 mil 77 mesas receptoras de opinión en el país, de las cuales siete no se instalaron desde el inicio; 6 no se tiene información por la lejanía donde se colocaron y en dos, en Chiapas, se suspendió la votación por decisión de las comunidades.

Respecto a las cuatro casillas, en las cuales los funcionarios cancelaron las papeletas desde la mañana, el secretario ejecutivo dijo que el problema quedó resuelto y no lo hicieron de mala fe, por lo que los ciudadanos siguieron votando en Oaxaca, Ciudad de México y Michoacán, donde se presentaron esos incidentes”.

La denuncia del relleno de urnas, en al menos 16 centros de votación, fue realizada por la representación del PRD ante el INE.

LEG