Salvador Illa: de zar anti-Covid… a candidato

España atraviesa la tercera ola de la pandemia, pero Illa decidió abandonar su cargo para dedicarse a ser candidato del Partido de los Socialistas de Cataluña por la presidencia de la Generalitat

Salvador Illa: de zar anti-Covid… a candidato
Foto: AFP El ministro de sanidad que no estudio medicina


Con las elecciones autonómicas catalanas en puerta, (14 de febrero), un candidato hace revuelo por su reciente trayectoria: el político español Salvador Illa, quien hasta ayer era el ministro de Sanidad a cargo de la batalla nacional contra el coronavirus.


España atraviesa la tercera ola de la pandemia, pero Illa decidió abandonar su cargo para dedicarse a ser candidato del Partido de los Socialistas de Cataluña por la  presidencia de la Generalitat.


Lejos de lo que se pudiera pensar, Illa no estudió medicina, es licenciado en Filosofía por la Universidad de Barcelona, y tiene un Máster en Administración de empresas por el IESE Business School de la Universidad de Navarra. Daba clases en la Universidad de Barcelona de Gestión Financiera.

Su experiencia en puestos de mando público comenzó a sus 29 años, cuando se desempeño como alcalde de su pueblo, La Roca del Vallès, durante 10 años.

Fruto de su mandato se creo “La Roca Village”, un centro comercial que se convirtió en destino turístico, causando un impacto económico positivo para el municipio de 10 mil habitantes hasta la actualidad. También ha sido participe de la vida política del Ajuntament de Barcelona y ejerció como director general en el Departamento de Justicia de Cataluña.


Hoy, con el apoyo del presidente de España, Pedro Sánchez, tanto en su salida del Gabinete como en su intención de que el PSC vuelva a ser el primer partido en Cataluña, Illa encabeza la campaña electoral… a pesar de haber tomado a muchos por sorpresa, tras las numerosas ocasiones en que su gestión fue puesta en duda debido a los 56 mil decesos por Covid- 19 que ocurrieron durante su gestión.

Según encuestas, hoy es factible, aunque no sencilla, la remontada del PSC, pero ¿cómo reaccionará la sociedad española?

LEG