CHINA
Foto: AFP / China consideró la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EU a territorio taiwanés como una “provocación”  

Los efectos de la visita de Nancy Pelosi a Taiwán aún sacuden a la región del Indo-Pacífico y ahora involucran a Japón.

El canciller nipón Yoshimasa Hayashi exigió un «cese inmediato» de las operaciones militares chinas,luego de señalar que al menos cinco misiles cayeron en su zona económica exclusiva (ZEE), de los cuales cuatro pudieron volar sobre la isla de Taiwán.

TE PUEDE INTERESAR: Crisis inmobiliaria en China: ¿debe el mundo preocuparse?

Calificó a las operaciones militares de tener un «un grave impacto en la paz y la seguridad de la región».

Cabe destacar que tras su rápida presencia en la isla taiwanesa, Pelosi se dirigió justamente a Japón, como última parada de la comitiva de legisladores estadounidenses que encabeza.

La respuesta china se amplió además al ámbito diplomático al confirmar la cancelación de una reunión entre su ministro de Relaciones Internacionales con su homólogo japonés, esto al margen de la cumbre de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN, por sus siglas en inglés) programada esta semana en Camboya. Su argumento fue el pronunciamiento por parte del G7, del cual Japón es miembro, en contra de la “actividad militar agresiva” bajo el pretexto de la visita de la congresista de EU.

TE PUEDE INTERESAR: China inicia maniobras militares alrededor de Taiwán

Desde su anuncio, China consideró la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EU a territorio taiwanés como una “provocación” y, tras su realización, como un hecho que tendría “serias consecuencias”.

Los ejercicios militares chinos, que comenzaron a horas previas de la llegada de Pelosi, han incluido «disparos de misiles convencionales» hacia las aguas de las costas orientales de la isla. Las mismas autoridades chinas han afirmado que dichas maniobras continuarán hasta el sábado.

Por su parte, la agencia estatal china Xinhua indicó que las operaciones buscan simular un «bloqueo» de Taiwán y con miras a un “combate real”.

La presión china sobre su vecino se incrementó a partir de la llegada al poder de la actual presidenta, Tsai Ing-wen, en 2016, quien se ha pronunciado en contra de la política de “una misma China”. Asimismo, la visita de representantes de distintas naciones a la isla en el Indo-Pacífico ha llevado al gobierno chino a intentar aislarla a nivel diplomático.

LEG