PASANTES
Foto: Cuartoscuro / archivo / Médicos demandaron justicia por sus compañeros asesinados y que se garantice su seguridad  

La autoridad federal y, de manera particular, las estatales evaden retirar de su servicio social al personal de salud, a pesar del peligro que corren en algunas regiones, o mejorar sus condiciones de trabajo porque no tienen recursos financieros para enfrentar o resolver la situación, aseguró el presidente de la Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina (AMFEM), Jorge Valdez.

Explicó en una entrevista con 24 HORAS, que «todos le sacan la vuelta al tema» durante las reuniones con funcionarios de cualquier nivel.

TE PUEDE INTERESAR: Reconocen autoridades el riesgo que viven pasantes

«Cuando esto se trata en las reuniones de Secretarías de Salud, no de ahora, de siempre, y de todos los colores (partidos) siempre le han sacado la vuelta porque lo que se les crea es un boquete financiero, al final del día es un tema de dinero.

«Estos pasantes, y esa es otra de las injusticias, ganan menos que incluso los Jóvenes Construyendo el Futuro; y estamos hablando de alguien que lleva cinco o seis años de formación, ya sea médico, enfermera u odontólogo. Ganan entre dos mil y tres mil pesos mensuales, y eso cuando tienen beca general, porque no todos la tienen», detalló.

En el país hay 150 escuelas o facultades de medicina, de las cuales 112 están agrupadas en la AMFEM, 52 de ellas son públicas.

Valdez expuso que el número de médicos generales contratados por los servicios de salud federal o estatal no ha aumentado, de hecho, aseguró, han precarizado el empleo, razón por la cual no quieren “soltar” a los pasantes, porque les salen baratos y los tienen siempre disponibles.

Explicó que la normatividad cataloga al personal de salud en servicio social como estudiantes y por ello no son sujetos de derechos laborales, pero en cambio, las exigencias por parte de las instituciones de salud sí son como si fueran empleados, e incluso más que a ellos.

LA NEGATIVA

El 19 de julio pasado, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, aseguró en La Mañanera que no era posible cancelar los servicios sociales o estancias de los médicos a pesar de la violencia de la que han sido víctimas.

“No es recomendable que los pasantes de medicina dejen su servicio social en comunidades alejadas, porque además de ser requisito de preparación para concluir la carrera y titularse, es un servicio que deben dar a la población.

“Es una necesidad académica, en principio no se puede cancelar, porque es en el momento que el médico casi casi está por recibirse y de hecho ocupan ese tiempo para preparar su examen y desde luego recibir en ciertos lugares cursos preparativos para ello”, aseguró.

Al respecto, el presidente de la AMFEM comentó que el servicio social no es necesario ni académica ni didácticamente porque en muchos casos llegan a las plazas y están solos, sin nadie que los oriente.

El equivalente, expuso, sería mandar a ingenieros civiles recién egresados a construir el Tren Maya sin nadie que los reciba, oriente o enseñe en el campo.

“Dice (Alcocer) que se debe preservar (el servicio social) pero esta administración, en cuanto entró, redujo las becas para el servicio social, que ya era un monto insuficiente y restringió el número de becas entre 15 y 20%”, indicó Valdez.

PIDEN MEJORES CONDICIONES

Aclaró que como Asociación no están pidiendo la desaparición del servicio social, pero sí mejores condiciones para desarrollarlo, insumos suficientes en los centros de salud y un catálogo de plazas que estén ubicadas en localidades seguras, “nadie tiene porqué arriesgar la vida por un trámite”.

Valdez comentó que quién tiene la última palabra para mejorar la situación de los médicos, enfermeras y odontólogos en servicio social es el Poder Legislativo, el cual debe modificar la normatividad y se les permita, como al resto de las licenciaturas, realizar su servicio social durante sus estudios y no al finalizar.

Además de que cumplan, como todos, 480 horas de servicio y no un año como los obligan.

… Y LA VIOLENCIA

Valdez comentó que tienen registrado que al año en el país ocurren entre seis y siete asesinatos de personal de salud, ya sean de medicina, enfermería u odontología.

Lo grave, detalló, es que estos crímenes se cometieron mientras estaban en funciones de salud, es decir, no es producto de accidentes o cuestiones ajenas al ejercicio profesional.

En cuanto a otro tipo de agresiones físicas hacia los alumnos indicó que no tienen un registro puntual, pero en los relatos que reciben sobre las experiencias del personal, los negativos ya superan a los positivos o de agradecimiento de las comunidades.

… Y exigen mayor seguridad y justicia

Por: Arturo Romero 

Luego de las muertes de médicos en el interior del país, estudiantes de medicina marcharon vistiendo sus batas blancas para exigir seguridad durante la realización del servicio social y el ejercicio de su profesión.

Integrantes de la Asociación Mexicana de Médicos Internos de Pregrado (AMMIP) se reunieron en las inmediaciones del Monumento a la Revolución para marchar hacia el Zócalo capitalino con intención de entregar un pliego petitorio a las autoridades.

«El pliego petitorio está dirigido hacia las universidades y al Estado, solicitamos el cierre de plazas que se consideran como inseguras, tanto en la infraestructura o en la comunidad en la que se encuentran», señaló Denis Onofre Corredor, vocero de la AMMIP.

Estos hechos se suscitaron luego de la muerte de los doctores Érick David Andrade Ramírez y Masiel Mexía Medina en el norte del país; se trata de ponerse «en la bata del otro».

«Estamos aquí por la muerte del doctor Erick y la doctora Masiel en el último mes. Aunque el servicio social se lleva en zonas marginadas, en donde se necesita la atención médica, la seguridad no es lo que quisiéramos», manifestó la doctora Ana Cecilia.

De esta manera, los doctores marcharon portando pancartas en las que se podían leer mensajes como «la vocación no debería costarnos la vida» o «Batas llenas de sueños, no de sangre».

Al llegar a la plancha de la Plaza de la Constitución, los médicos fueron recibidos, no obstante, manifestaron que en caso de que no se cumplan sus exigencias, llevarían su marcha a nivel nacional.

UAM evita enviar al norte a egresados desde hace tres años

Por: Jorge X. López

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) evita enviar a sus pasantes de medicina a zonas de alta inseguridad en el país, desde hace al menos tres años.

El coordinador de la licenciatura de medicina en la unidad Xochimilco, José Luis Pérez Avalos, detalló que el norte del país es la región donde no mandan a egresados de esta carrera para realizar su servicio social y de manera particular, en algunas partes del estado de Tamaulipas.

El médico detalló que fue la propia institución educativa la que tomó la decisión de ubicar a los alumnos que terminan la carrera, y deben realizar su servicio social, en zonas con baja delincuencia o peligrosidad.

Pérez Avalos comentó en una entrevista con este diario, que afortunadamente no han tenido que lamentar casos como el de Eric Andrade, alumno de la Universidad de Durango, quien fue asesinado dentro del centro de salud donde realizaba su servicio social.

“Sin embargo, estamos solidarizándonos con nuestros compañeros de Durango y los demás directores a través de la AMFEM (Asociación Mexicana de Facultades y Escuelas de Medicina) que nos congrega a todas las escuelas de medicina”, dijo el académico.

En el caso de la Autónoma Metropolitana, el coordinador indicó que la zona más alejada a la que envían a sus alumnos de medicina es Chiapas, y a todos les dan seguimiento a través de asesores.

Los estados en los que sí están enviando médicos recién egresados para realizar su servicio social son Chiapas, Querétaro, Hidalgo y el Estado de México.
LEG