inseguridad
Foto: Especial / El 90% de las personas que apoya la RedBamx se encuentra en comunidades rurales  

A pesar de la inseguridad en carreteras, pocas vías de acceso a comunidades y falta de donativos, bancos de alimentos buscan mitigar la precariedad alimentaria 1.9 millones de personas de los 28 millones que sufren algún nivel de carencia alimenticia, según la Red de Bancos de Alimentos de México.

TE PUEDE INTERESAR:   «Refriega» en Senado por inseguridad

En 2020, 55 millones de personas estaban en pobreza, de las cuales 28.3 millones tenían algún grado de precariedad alimentaria, refirió la directora nacional de Alianzas e Inversión Social de RedBamx, Mariana Jiménez, con base en datos del Coneval.

Los bancos de alimentos operan en entidades como Zacatecas, Michoacán, Guerrero, Puebla y Estado de México, entidades que han tenido problemas de inseguridad, lo que dificulta llevar apoyo a las comunidades más necesitadas.

«Es un problema que ya no está focalizado, sino que se va extendido a nivel nacional, obviamente se agudiza en algunos estados mucho más que en otros. Pero esto no nos puede detener, tenemos que seguir atendiendo a las personas que nos necesitan, tenemos que seguir llegando a ellas”, señaló Jiménez durante un recorrido en el Estado de México.

TE PUEDE INTERESAR:   Inseguridad alimentaria para casi 8 millones de latinos

Destacó que la inseguridad afecta el rescate, la recolección y la redistribución de alimentos, por lo que una de las soluciones es que representantes de las comunidades vayan a los establecimientos a recoger los víveres para repartirlos entre las familias.

“Apenas vamos empezando, no es un pequeño apoyo, es grandísimo porque sí nos beneficia muchísimo. Aquí nos hacen falta muchísimas cosas, con eso de la pandemia mucho más, nos hace falta economía, más que nada. Con mis compañeras nos organizamos para venir, avisar, descargar, repartirnos las cosas. Mi hermana y yo anduvimos tocando puertas para que nos dieran este apoyo”, dijo Amayeli Jorge, quien está al frente de la comunidad El Quelite, en el municipio mexiquense de San José del Rincón.

Aseguró que el programa apoya a 70 familias, pero que se requiere una cobertura mayor.
La cuota de recuperación varía entre los 90 a 95 pesos, dependiendo de lo que arrojen los estudios socioeconómicos realizados por la red de bancos a las familias y localidades que soliciten el apoyo.

“Pedimos máximo 10% del valor de los productos como cuota de recuperación”, declaró el director general del Banco de Alimentos de Toluca, Alberto Canul.

Respecto a la inflación, Jiménez confía en que no se tengan que elevar las cuotas de recuperación.

“Tratamos siempre de tener mecanismos que equilibren este tipo de situaciones para que los que más lo necesitan sean los menos afectados, buscamos otras fuentes de ingresos económicos”, como patrocinios de empresas.

Entre mayo y octubre se realizan voluntariados para acudir a localidades urbanas e instalar centros de acopio donde las personas pueden dejar productos en buenas condiciones.

Al cierre de 2021, la Red de Bancos de alimentos logró rescatar 135 mil toneladas de alimentos, que fueron utilizados para apoyar a 1.9 millones de personas en vulnerabilidad.

Otras acciones que realiza el banco para apoyar a comunidades rurales es la creación de huertos familiares donde, en convenio con universidades como la Intercultural, instruyen a las familias sobre cómo hacer siembras autosustentables.

Además, reparten desayunos escolares en jardines de niños de zonas marginadas. “Si un niño no se alimenta adecuadamente, desde recién nacido y hasta los seis años, definitivamente no va a crecer ni física ni mentalmente”, expresó el director de la sede mexiquense.

 

LEG