aifa
Foto: Cuartoscuro / Covarrubias explicó que “el objetivo es que si se presentaron (esos eventos) remediarlos, que no se vuelvan a presentar todos esos factores que generaron una situación de peligro y llegara convertirse en algo grave”  

La administración federal reservó por cinco años los reportes de “idas al aire” (es decir, abortar el aterrizaje) en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), de acuerdo con una solicitud de transparencia en la que se solicitó el número de procedimientos que se realizó en los últimos dos meses.

La noche del 7 de mayo pasado, un avión de Volaris procedente de Mazatlán, Sinaloa, que estaba a punto de aterrizar en el AICM, tuvo que efectuar una “ida al aire” debido a que en la cabecera de la pista había otro avión de la misma aerolínea que iba a despegar hacia Guadalajara.

En la solicitud con número 330002022000184, firmada por Francisco Antonio Alvarado Moreno, subdirector de Operación del AICM, se justifica la reserva de la información de acuerdo con la Ley de Aviación Civil y la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Indica que en caso de dar a conocer los datos, se estaría violentando la Ley de Aviación Civil, pues la finalidad del Sistema de Gestión de Seguridad Operacional no tiene carácter punitivo.
José Alfredo Covarrubias Aguilar, secretario General del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo, manifestó que no hay razón para reservar la información, la cual –dijo– debe ser pública y se maneja a nivel interno.

En una entrevista para 24 HORAS, expuso que en el ámbito aeronáutico se hacen públicos los reportes de esta índole con base en la norma ISO- 9000-SENEAM, en donde se especifica los incidentes aéreos, cómo cuántas idas al aire se dan, con el objetivo de mejorar la operación.

“Es una norma de calidad que busca mejorar cada vez más y disminuir los eventos de seguridad. (…) No encuentro razón alguna por la cual se mantenga en reserva esta información”.

“No sé qué se le quiera ocultar a la sociedad, porque de todos modos esa información se maneja internamente para los programas de seguridad; es esencial para conocer cuáles son los datos a fin de evitar cada vez estos eventos”, indicó.

Covarrubias explicó que “el objetivo es que si se presentaron (esos eventos) remediarlos, que no se vuelvan a presentar todos esos factores que generaron una situación de peligro y llegara convertirse en algo grave”.

Detalló que los estudios de análisis de incidentes llevan hasta seis meses de trabajo debido a que se consideran todos los factores que desencadenaron el incidente, e incluso, se estudia si hay responsabilidad humana.

ADVIERTEN RIESGO POR REDISEÑO

El 25 de marzo de 2021 se implementó el rediseño del espacio aéreo, un mes después, el subsecretario de Transporte, Morán Moguel, destacó que entre otros beneficios estaría el contar con tiempos predecibles y mayor eficiencia en rutas de llegada y salida en cada aeropuerto.

Al respecto, el secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo afirmó que el rediseño ocasionó un aumento de las “idas al aire» debido a que las distancias entre aterrizaje y despegue de cada aeronave no están bien calculadas.

“Nadie puede adivinar exactamente qué va a pasar, porque el viento está cambiando constantemente, la temperatura, entonces el avión que viene atrás, pues se va acercando no y si está ocupada la pista pues tiene que mandar al aire y puede ser otras muchas circunstancias pero sí, se incrementaron, efectivamente es porque esa distancia no fueron las adecuadas de acuerdo con el rediseño”, indicó a este diario.

Según el sindicato, el 17 de mayo se registraron 12 idas al aire en el lapso de dos horas, provocadas por “cizalleo del viento”; es decir, un súbito cambio en la intensidad o dirección del viento en una corta distancia.

Luego del incidente aéreo de mayo pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “no hay peligro, somos responsables y todo el personal que trabaja en la aviación es gente profesional, gente buena que no desea una desgracia”.

LEG