Foto: Cuartoscuro / archivo / “Casi un año la buscamos en los Semefos, ella estaba allí, pero la catalogaron con edad de 25 años y por eso no pudimos verla la primera vez”, narra  

Miguel Barrón y su esposa Irish Cedillo perdieron hace diez años a su hija Bianca Edith, quien desapareció el 8 de mayo de 2012, tras salir con unos amigos a una plaza comercial en Héroes de Tecámac, Estado de México. No la volvieron a ver.

“Fue muy cruel, nos toca ser la parte fuerte, me toca abrazar a mi esposa y consolarla; abrazar a mi hijo y decirle todo va a estar bien, aunque no se así(…) Nos toca ser los fuertes, salir adelante y echarle ganas para verlos bien y poder seguir”, afirma Miguel en una entrevista con este diario.

La familia inició la búsqueda de la menor de 14 años en el municipio y en el Semefo de Toluca, sin resultados, al tiempo su mamá comenzó a recibir mensajes desde el celular de Bianca en los que decía que no regresaría; sin embargo, estos dejaron de llegar dos meses después.

Sin avances en la investigación, fue que decidieron sumarse a diversos colectivos de búsqueda y 11 meses después regresaron al forense de la capital mexiquense, lugar en el que estuvo el cuerpo de Bianca Edith después de ser asesinada el 9 de mayo.

“Casi un año la buscamos en los Semefos, ella estaba allí, pero la catalogaron con edad de 25 años y por eso no pudimos verla la primera vez”, narra.

De las indagatorias se desprendió que los responsables del asesinato de la adolescente habían sido su mejor amigo y compañero de la secundaria, otros dos menores y un militar en activo, quienes integraban una banda implicada en la desaparición de al menos una decena de jóvenes.

En 2015, los tres fueron sentenciados a cinco años de reclusión en un centro de detención para menores infractores y ya se encuentran libres, mientras que el elemento castrense fue condenado a 70 años de cárcel.

“Al menos ocho años no volvimos a festejar un Día de la Madre, del Padre, una Navidad, Año Nuevo, nada(…) porque siempre nos hizo falta ella. Preferíamos quedarnos los tres encerrados que salir con la familia. Todo eso se acabó para nosotros, pero desde hace dos años festejamos en memoria de ella”, detalló.

CITA:

Tuvimos que dejar la casa donde vivíamos porque nos trae recuerdos tristes. No nos hemos recuperado al 100% y creo que nunca lo vamos a lograr”

Miguel Barrón
Padre de Bianca Edith

LEG