Foto: AFP  

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, volvió a cuestionar este jueves el sistema electoral de su país, a cinco meses de los comicios en los que buscará un segundo mandato.

«Quien por ventura vote por el otro lado, queremos que sea respetado, así como quien vote de nuestro lado. No podemos tener un sistema electoral sobre el cual se cierna la sombra de la sospecha», dijo Bolsonaro durante un evento sobre el mercado global de carbono en Rio de Janeiro.

Bolsonaro, segundo en los sondeos detrás del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, lleva tiempo desacreditando -sin pruebas- la urna electrónica, que se usa desde 1996 y permite conocer los resultados la misma noche de la elección, en un país con 213 millones de habitantes.

«El voto es el alma de la democracia y por eso tiene que ser contado públicamente y auditado», reiteró este jueves el mandatario, quien a principio de mes dijo que su partido contrataría una empresa para que audite las elecciones de octubre.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) emplea diversos mecanismos de control y seguridad para evitar fraudes y nunca se comprobaron irregularidades que comprometan los resultados, contrariamente a lo que alegan Bolsonaro y sus partidarios.

El jefe del Ejecutivo mantiene un enfrentamiento constante con el TSE por ese tema, que le ha valido la apertura de una investigación en el Supremo Tribunal Federal por difundir noticias falsas.

Esta semana volvió a subir el tono y dijo que Brasil «puede tener unas elecciones conturbadas».

«Imagínense que terminan las elecciones y se cierne, hacia un lado o hacia el otro, la sospecha de que no fueron limpias… no queremos eso», afirmó Bolsonaro ante una platea de empresarios.

Esas y otras frases suyas como que las elecciones solo pueden terminar para él en «prisión, muerte o victoria» alimentan temores de que el mandatario no reconozca una eventual derrota e intente emular al expresidente estadounidense Donald Trump, al que muchos acusan de incitar las protestas que terminaron en la violenta invasión del Capitolio en Washington en 2021.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo recientemente que Brasil «tiene un sólido historial de elecciones libres y justas» y que Estados Unidos «confía» en las «instituciones democráticas» del país latinoamericano.

LDAV