Adriana Díaz, secretaria general del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Foto: Cuartoscuro | Adriana Díaz, secretaria general del Partido de la Revolución Democrática (PRD).  

Al reconocer que existe una necesidad de mejorar el sistema democrático electoral, la secretaria general del Partido de la Revolución Democrática (PRD), destacó que éste debe surgir de un proceso de discusión abierto donde se escuche la postura de todos los partidos, los ciudadanos, organizaciones sociales, académicos, profesionales y servidores públicos electorales.

Advirtió que tal como fue presentada la reforma electoral por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, no pasará y su partido se movilizará en todo el país “para difundir sus verdaderas intenciones”.

Por si no lo viste: Pide García Luna que su jurado no sea anónimo como el del “Chapo”

La líder perredista dijo que “como impulsores de los instrumentos para empoderar a la ciudadanía y luchar contra el Estado autoritario, el PRD no aceptará cambios en la constitución que pongan en riesgo la pluralidad, equidad, autonomía, profesionalización y justicia electoral. El INE representa los ideales y principios de lucha por la democracia mexicana. ¡Morena es traidor de la democracia y no pasará esta nueva afrenta!”, puntualizó.

Para la Secretaria General, en estos momentos la iniciativa sirve para influir en los estados con proceso electoral ante el fracaso como gobierno para resolver los principales problemas nacionales en materia de seguridad, economía y salud, además de los cada vez más frecuentes escándalos de corrupción de sus funcionarios y círculo familiar.

Díaz Contreras consideró que hay tres elementos centrales que deberán discutirse: la gobernabilidad, los principios democráticos progresistas y las responsabilidades políticas que deberán recaer sobre López Obrador y la actual clase política gobernante.

Por si no lo viste: Senador del PAN Juan Pablo Adame anuncia que tiene cáncer

Propuso discutir una reforma electoral progresista y no una que sólo busca reducir los espacios de representación política, distorsionando la participación ciudadana con criterios que alentarán a los estados y municipios con mayor población, en perjuicio de los territorios con baja población, así como de los partidos.

“La eliminación de los distritos electorales, la representación proporcional y el presupuesto ordinario de los partidos, busca aumentar la representación del actual grupo gobernante y terminar con las minorías políticas”, apuntó.