Valeria considera que es una contradicción que en el discurso se hable de un cambio, pero la activista Kenia Hernández, una indígena amuzga de Guerrero, esté presa por oponerse a los megaproyectos de la 4T. FOTO: Cuartoscuro  

En 2019 México dio un paso importante para la comunidad Afro en México pues se adicionó un apartado al Artículo 2° de la Constitución que establece que:

«Esta Constitución reconoce a los pueblos y comunidades afromexicanas, cualquiera que sea su autodeterminación, como parte de la composición pluricultural de la Nación.»

Más aún, en 2021 Celeste Sánchez Sugía, se convirtió en la primera senadora en la historia del país que abiertamente se reconoce como afrodescendiente.

TE PODRÍA INTERESAR: De víctima a activista contra la trata de personas: Cómo es trabajar en refugios especializados

Sin embargo, para Valeria Angola, etnóloga y fundadora de la colectiva AFROntera, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador es una de las más racistas que ha tenido el país a lo largo de su historia.

«Nosotros vemos un discurso muy hermoso donde las personas Afro en México son reconocidas como parte de la nación, parte de la Constitución, pero por el otro lado, estamos viendo esa práctica racista. Yo no puedo celebrar ese reconocimiento como un logro si están utilizando a la Guardia Nacional, al Instituto Nacional de Migración y a sus agentes para golpear migrantes. Para separar familias, para perseguirlos y criminalizarlos», comenta la activista.

En ese mismo sentido, Valeria considera que es una contradicción que en el discurso se hable de un cambio, pero hayan casos como el de la activista Kenia Hernández, una indígena amuzga de Guerrero, quien ahora está presa por oponerse a los megaproyectos de la 4T.

En este caso Angola recuerda que a la defensora de la tierra se le fabricaron delitos, hubo señalamientos de abuso a sus Derechos Humanos, y aún así tuvo una sentencia de 11 años de prisión, mismos que podrían extenderse a 21, lo cual consideran desproporcionado.

TE PODRÍA INTERESAR: Trabajo sexual: Advierten preocupante aumento en migrantes menores de 16 años

«Creemos que el Estado es el principal reproductor de estas violencias racistas y patriarcales. No nos interesa hacer reformas, leyes de inclusión, leyes de diversidad, de representación, porque al final sentimos que es como desear las herramientas del amo. Y como decía Audre Lorde, la gran feminista negra, la casa del amo no se puede derrumbar con las herramientas del amo. Entonces hemos decidido fugarnos de la casa del amo y fundar nuestras propias formar de organización política y económica.»

EL CAMBIO CLIMÁTICO, DESIGUALDAD Y GUERRAS, OTROS PROBLEMAS PROVOCADO POR EL RACISMO

Valeria explica que entre otras de las luchas que ellos mantienen, es la del cambio climático, pues consideran que este deriva de una estructura con bases racistas.

«La crisis climática es un problema que empezó hace mucho tiempo atrás. Desde 1492 cuando llegaron los conquistadores y empezaron el saqueo y despojo de las tierras.»

Pero es parte de todo un conjunto, ya que recuerda que la diferenciación por color de piel interviene a niveles económicos, e incluso en cuestiones bélicas.

«Pero también el racismo tiene qué ver con la forma en que se distribuye el trabajo en las ciudades. Quienes son los jefes, quienes son los que tienen el dinero y quienes no. Todas las lógicas de movilidad mundial como los desplazamientos en los continentes y quiénes son los que están desplazados por las guerras».

klcg