Foto: Especial "Es la primera vez que Fortnite colabora con las artes visuales, con una galería pública", dice Obrist  

El artista estadounidense Kaws instaló ayer sus pinturas pop y esculturas de colores en la Serpentine Gallery de Londres pero también en la réplica virtual del museo, situada dentro de Fortnite, el videojuego con cientos de millones de seguidores.

En medio del césped helado de Hyde Park, en el centro de Londres, los espectadores apuntan con sus teléfonos al techo de la Serpentine Gallery para retratar la escultura del neoyorquino, en cuya exposición, Kaws: New Fiction, se entrelazan lo virtual y lo real.

TE PUEDE INTERESAR:   Conoce el asteroide 7482 (1994 PC1) que hoy pasará cerca de la Tierra

La exposición se compone de «tres capas», explica el director artístico Hans Ulrich Obrist.

«Está la exposición física en la Serpentine Gallery con pinturas y esculturas, luego los elementos de realidad aumentada y también la Serpentine Gallery en Fortnite«, uno de los videojuegos más populares del mundo.

Durante una semana, los 400 millones de seguidores del juego de Epic Games tienen acceso a una réplica exacta desde dentro del museo del videojuego, que pueden recorrer con su avatar para ver las obras.

Epic Games ha colaborado de forma similar con cantantes de renombre internacional para que den conciertos dentro del juego. «Pero es la primera vez que Fortnite colabora con las artes visuales, con una galería pública», dice Obrist.

«La edad media de los jugadores de Fortnite», muy popular entre los adolescentes, «es mucho más joven que el visitante medio del museo», subraya Obrist, que «espera que toda una nueva generación se acerque a la galería».

Sobre todo porque este proyecto «llegará a un público que probablemente sea diez veces mayor que el de la Bienal de Venecia», afirma el comisario de la exposición, Daniel Birnbaum.

También para el artista, Brian Donnelly (su nombre real), el interés radica en hacer más accesible su obra. «Me interesa saber que mi obra puede ser vista por un niño en India y también en Londres«, dijo el pintor y escultor de 47 años. «Es fascinante».

LEG