De acuerdo con Castro, la buena salud no significa simplemente tratar la enfermedad, sino que de prevenir que sucedan enfermedades. Foto: Pixabay  

Los costos directos de la pandemia son de 5.2 millones de dólares, y una pérdida potencial de 10 trillones de dólares para la economía mundial, de acuerdo con Vital Strategies una organización de salud pública que trabaja con 73 países.

Además del impacto económico la emergencia sanitaria reveló los profundos peligros de tener sistemas políticos, económicos y de atención médica que marginan la salud pública, detalló el presidente de la organización, José Luis Castro.

TE PODRÍA INTERESAR: Alerta López-Gatell por aumento de casos de Covid-19 en el norte del país

«Por mucho tiempo, la salud pública ha sido una red invisible de protecciones que las personas dan por sentada y, por lo tanto, se descuida, se financia y no se valora. Durante los últimos dos años, los países se han basado en soluciones a corto plazo y, aunque eso puede ser lo mejor que podemos hacer en una crisis, no es lo suficientemente bueno para un futuro seguro y saludable. Ya no podemos permitir que la salud pública se dé por sentada», dijo.

De acuerdo con Castro, la buena salud no significa simplemente tratar la enfermedad, sino que de prevenir que sucedan enfermedades con soluciones más integrales como la procuración de alimentación saludable para las sociedades, trabajar en zonas libres de humo e incluso aspectos como la seguridad.

«Debemos involucrar a todos los niveles de gobierno y otros sectores, como la educación y la vivienda, donde está arraigada la buena salud, y trabajar junto con las personas más afectadas por las disparidades en salud para dar forma a las políticas necesarias para aliviar su carga desproporcionada de salud», detalló.

TE PODRÍA INTERESAR: Bancos centrales causan vértigo en mercados financieros por Ómicron

Aunado a ello el director ejecutivo de Vital Strategies hizo énfasis en invertir en sistemas de vigilancia y monitoreo, crear sistemas de datos sólidos para guiar las decisiones sobre la salud y asegurarse de que los intereses corporativos pasen a un segundo plano frente al interés público.

EL CASO DE MÉXICO

De acuerdo con el especialista, invertir fuertemente en salud pública será clave para proteger a México y América Latina de futuras pandemias.

Asegura que en nuestro país hay algunos avances para solucionar problemas de salud pública como la obesidad y la diabetes, como el etiquetado de advertencia en los alimentos, la ley de control del tabaco, que incluye lugares libres de humo y prohibiciones de promoción, publicidad y patrocinio del tabaco. Así como que los paquetes de tabaco ahora incluyen un texto de advertencia de que fumar puede agravar la COVID-19

«Un buen ejemplo es la decisión del gobierno del estado de Oaxaca en 2020 al prohibir la venta de comida y bebida chatarra a menores de 18 años no acompañados».

Sin embargo dijo que todavía queda mucho por hacer, ya que solo la mitad de la población está protegida por lugares 100% libres de humo, y la prohibición de publicidad no contempla nuevos medios. Se necesita hacer más para lograr una ley más integral.

klcg