virgen de guadalupe
Foto: Cuartoscuro Desde hace una semana los devotos a la madre de Jesús Cristo han peregrinado desde distintos puntos de la República Mexicana  

A un año de haberse suspendido el acceso de los peregrinos por el Covid-19, regresan a las inmediaciones donde se aparecería la Virgen de Guadalupe, más ordenados que nunca.

Después de un año en el que, por la emergencia sanitaria no se presentaron los peregrinos, miles de feligreses regresan a las inmediaciones del Cerro del Tepeyac para rendir culto a la «Morenita».

Te podría interesar: Más de tres millones de peregrinos llegaron a la Basílica de Guadalupe

Desde hace una semana los devotos a la madre de Jesús Cristo han peregrinado desde distintos puntos de la República Mexicana, todo con el motivo de demostrar su fervor y compromiso con la imagen religiosa.

Unos arribaron corriendo en caravana, otros en bicicleta, algunos más, los últimos metros, lo hicieron de rodillas hasta la entrada del templo. No obstante, algunos precavidos, lo hicieron desde horas antes del día la celebración. Algunos feligreses han pernoctado en las inmediaciones de la Villa.

A pesar de la cantidad de creyentes que se aglomeran en la calle, el cuerpo de limpieza de la Secretaria de Obras y Servicios (SOBSE) cumplieron su labor al dejar las calles libres de basura y otros desperdicios.

Te podría interesar; Basílica de Guadalupe recibe cerca de 2 millones de peregrinos

A pesar del trabajo de los barrenderos, los devotos de la Virgen de Guadalupe no dejaron desperdicios y perros abandonados como suele suceder en otras ocasiones. Esto ha hecho de la peregrinación anual un evento no solo benéfico para la fe, sino para los compañeros de cuatro patas.

 

EAM