modelo
Foto: Instagram/@michaella_mccollum Una exitosa modelo de Instagram cuenta su historia de superación luego de salir de la cárcel por ejercer en su pasado el tráfico de drogas.  

Una mujer ha dejado atrás su pasado, cuando fue una de las ‘mulas’ del narcotrafico, ahora es una exitosa modelo de  Instagram.

Michaella McCollum, originaria de Irlanda del Norte, trabajaba como modelo a tiempo parcial y era anfitriona de un club nocturno en Ibiza, cuando se convirtió en noticia mundial por ser arrestada en Perú, llevando fuera del país 11 kg de cocaína.

Fue capturada junto a la asistente de ventas nacida en Glasgow, Melissa Reid.

El doble acto había ocultado la droga de ‘clase A’ dentro de paquetes de papilla y jalea para ayudar a enmascarar el olor y ocultar la evidencia de cualquier comportamiento sospechoso.

Fueron capturados en el aeropuerto de Lima antes de abordar un vuelo de larga distancia a Madrid, España, por agentes de aduanas y fueron arrestados.

Juntas, fueron apodadas el ‘Perú Dos’ (Peru Two).

Te podría interesar: El Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, recordamos que aún existe

Michaella fue puesta en libertad el 31 de marzo de 2016, tras solicitar ‘libertad condicional’ tras la perspectiva inicial de permanecer en Perú hasta seis años.

Mientras que Melissa fue liberada más tarde, el 21 de junio de 2016 después de que las autoridades peruanas accedieran a «expulsarla» del país.

Sin embargo en esta semana, la que había sido conocida como ‘mula del narco’ ha sido vista en Instagram, en pantalones cortos de seda dorada y una blusa negra ceñida, al parecer McCollum ahora se encuentra disfrutando de la vida.

Ella a través de su cuenta, ha publicado fotografías de lo que ha sucedido en su vida luego de ser liberada, desde estar arrodillada en su piso de alfombra gris, en su dormitorio, hasta disfrutando del sol en la playa.

Sus 72 mil seguidores de Instagram han comentado que les encanta la actual situación de la modelo.

Los comentarios sobre la publicación van desde «calientes y sexys» hasta «absolutamente impresionantes».

En una de las muchas publicaciones similares que la joven de 26 años ha publicado recientemente, ha mostrado lo alejada que está de lo que pasó hace mucho tiempo, sin dejar rastro de aquella vida que tuvo en la prisión peruana.

A principios de este mes, la madre de dos niños gemelos, publicó una foto de ella y sus hijos disfrutando de un viaje al zoológico de Dublín, aunque admitió que los muchachos, llamados Rio y Rafael, estaban «decepcionados de que no pudieran ‘acariciar’ a los animales», debido a las restricciones del Coronavirus.

También te podría interesar: «Ocho de cada diez», un grito de justicia

El perfil de la modelo, en las redes sociales, se ha disparado durante el último año. En mayo de 2020, solo tenía 36 mil seguidores, que es la mitad de lo que tiene ahora.

También lanzó un libro sobre su terrible experiencia en Perú en 2019, llamado Nunca volverás a ver la luz del día, que luego la BBC convertiría en una serie para televisión.

Para coincidir con el drama de la serie, lanzó una versión actualizada de sus memorias. En él, reveló más sobre sus antiguos hábitos de consumo de drogas.

La modelo contó: «Había tomado tanto de todos ellos (drogas diferentes) durante las cinco semanas que estuve allí (en Ibiza) que, sinceramente, no vi el problema».

«Estábamos en esa burbuja ibicenca. En mi lógica confusa, todos los que conocía tomaban drogas y tenían que conseguirlas de algún lado», dijo.

«Vi a este paquete de manera similar a como vería algún tipo de pago en efectivo, no es legal como tal, pero en el peor de los casos es un delito menor, como una infracción de tráfico», comentó que así lo pensó.

McCollum continuó:

«A medida que avanzaba la fiesta, me sentí cada vez más atraído por el estado de ánimo hedonista del día. Todo el mundo estaba drogado y, solo para animar aún más las cosas, un grupo de amigos me persuadió de que bebiera un poco de ácido».

Concluyó su testimonio diciendo: «En un momento podría haber jurado que uno de los miembros del personal del club era un conductor de tren que intentaba mostrarme mi asiento; en otra ocasión, estaba viendo personajes de Disney por todas partes».

 

SLF