Foto: Cuartoscuro / Luego de la votación, Loretta Ortiz Ahlf rindió protesta y aseguró que actuará de forma independiente, como lo ha hecho en la Judicatura Federal

Tras rendir protesta como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación –que entrará en funciones a partir del 12 de diciembre– Loretta Ortiz Ahlf ofreció que sus votos serán siempre independientes y autónomos, y aclaró que ella no tiene algún interés creado porque proviene de la academia.

“Tengo algo en mi favor que no tienen los demás ministros, o sea, la verdad, es que yo soy académica. Yo no tengo despacho. No tengo ningún interés creado (…) Entonces, voy a desempeñar mi cargo como ministra de la Suprema Corte con plena independencia y autonomía”.

Aseguró que a pesar de su ideología política, juzgará con base en el orden jurídico mexicano.

“Independientemente de mi ideología política, de mi credo religioso, de cualquier cuestión personal, yo voy a juzgar con base al orden jurídico mexicano, vuelvo a insistir conforme a la Constitución, conforme a los Tratados de Derechos Humanos y la jurisprudencia tanto de la Suprema Corte como de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos”, aseguró.

En conferencia de prensa desde el Senado, destacó que a pesar de su cercanía con el titular del Ejecutivo será una juzgadora independiente, de la misma manera en que lo ha hecho como consejera de la Judicatura, “actuando como he actuado en toda mi vida profesional, independiente, honorable y autónoma”.

Incluso destacó que en caso de que tenga algún conflicto de interés por la cercanía de un pariente que haya sido abogado; la propia ley de amparo señala en el artículo 51 que se puede excusar.

LA TERCERA ES LA VENCIDA

Loretta Ortiz obtuvo 92 votos de los senadores, con lo que logró la mayoría calificada requerida; esta fue la tercera ocasión que López Obrador la propuso para ocupar dicho cargo.

En 2018, el mandatario la envió en la terna para ocupar la vacante que dejó el ministro José Ramón Cosío, y que fue cubierta por el ahora ministro Juan Luis González Alcántara-Carrancá.

Un año después también fue propuesta para ocupar la vacante de la ministra Margarita Luna Ramos, pero perdió la elección contra Yasmín Esquivel Mossa.

Con la elección de Ortiz sumarán cuatro -de 11- las ministras que integrarán el Pleno de la Corte, con lo que -a decir de los grupos parlamentarios- se avanza en la paridad de género de la Sala Superior del Poder Judicial.

Durante su exposición ante el Pleno, previo a su elección, Ortiz refirió que de obtener el cargo este órgano fortalecería el papel de las mujeres y su plena participación en la sociedad.

Se comprometió a pugnar por el establecimiento de una política de “tolerancia cero” a la corrupción, tráfico de influencias y el nepotismo y prometió imparcialidad en sus resoluciones.

Cercanía con AMLO es añeja

Loretta Ortiz Ahlf es una abogada con más de 34 años de trayectoria y, aunque trabajó en las administraciones de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, se le considera cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Entre 1986 y 1987 fue consultora jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); de 1990 a 1993 fue asesora del Banco de México y, hasta 1998 fungió como directora jurídica del extinto Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Su trayectoria continuó como consejera legal del Acuerdo de Cooperación Ambiental del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, después fue consejera de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Desde 2012 apoyó abiertamente al actual presidente López Obrador, por lo que fue diputada federal por el PT, fundadora de Morena y, en 2018 encabezó los foros de pacificación del mandatario electo.

Cuando el Presidente asumió el poder, Ortiz renunció a su militancia a Morena y el 20 de noviembre de 2019 asumió como consejera de la Judicatura Federal.

Aunque públicamente su trayectoria se ha ligado a la del mandatario nacional desde 2012, su relación data de años atrás, pues José Agustín Ortiz Pinchetti es su pareja y tiene una cercanía de más de 20 años con López Obrador, incluso fue quien encabezó su defensa durante el desafuero de 2005 y actualmente es titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales.

Durante su comparecencia ante el Senado, como aspirante a ministra, no negó su cercanía con el Presidente, pero dijo que eso no ha influido en su labor como juzgadora.

“¿Cómo me he conducido a pesar de mi relación con el Presidente?, que no la niego, no la niego, no la niego. Pero, como consejera de la Judicatura Federal nunca me habló él, nunca nadie me pidió nada y yo no le hablé a un juez o magistrado para modificar sentencias”, dijo a los senadores.

Con esos antecedentes, Ortiz fue electa ayer como ministra de la Corte.
LEG