Foto: AFP / Exigen histórica indemnización

Exmilitares guatemaltecos irrumpieron este martes en el Congreso y quemaron varios vehículos en una protesta para exigir la indemnización por sus servicios durante la guerra civil (1960-1996). Durante la movilización, manifestantes bloquearon las puertas del inmueble para evitar la evacuación del personal. En respuesta, el cuerpo de seguridad antimotines utilizó gas lacrimógeno para dispersar la revuelta.

La protesta fue convocada en rechazo a la negativa del Congreso para aprobar una iniciativa de ley que autoriza una indemnización de 15 mil dólares a cada soldado jubilado por su labor durante el conflicto armado, que dejó 200 mil muertos y desaparecidos, la mayoría a manos del Ejército.

En meses pasados, militares retirados protagonizaron protestas similares para presionar la aprobación de la iniciativa presentada en 2019 por el diputado Felipe Alejos, un congresista incluido recientemente por Estados Unidos en una lista de “corruptos”.

En Guatemala existe una ley de compensación para víctimas de la guerra civil, viudas y huérfanos, pero la legislación no incluye a los miembros de las fuerzas armadas.

Al menos cinco personas fueron atendidas por los servicios de salud en el lugar, la mayoría por heridas leves o afectados por los gases.

 

LEG