Heather Locklear pasó por 25 clínicas de rehabilitación foto: @lifetime

Heather Locklear -famosa actriz de la década de los 80 y 90-, está regreso con «No te preocupes por las cosas pequeñas» luego de pasar por el psiquiátrico y las drogas.

25 clínicas de rehabilitación fueron el hogar de la actriz norteamericana que como el ave fénix, ha resurgido a sus 60 años con una nueva película que la regresa a los progranicos tras varios años de ausencia.

Te podría interesar: TikTok elimina cuenta de Andra Escamilla ‘la compañere’

Este 16 de octubre llegará a las pantallas de Lifetime una emotiva historia basada en hechos reales que sigue el duelo de Kristine Carlson, una escritora a la que el mundo se le derrumba cuando su marido muere inesperadamente.

Carlson tendrá que reponerse y encontrarse a sí misma para reconstruir a su familia después de la irreparable perdida. La actriz declaró -para la revista People-, que la historia de Kristine es «sobre el amor y la pérdida».

La actriz cuenta con una asombrosa carrera desde principios de los 80’s, ¿sabes quién es?

En 1982, el mundo conoció a la entonces joven de 21 años en la serie T. J. Hooker, Locklear solo tendría una participación especial, sin embargo, por su destacada intervención -de una policía novata-, se hizo la protagonista hasta 1986.

Tras su exitoso protagónico, la talentosa joven no se quedó como una «one hit wonder», ya que el productor Aaron Spelling, la buscó para que se uniera al cast de la serie Dinastía donde permaneció hasta  1989.

Se casó con el músico Tommy Lee y en 1993 -después de dos éxitos televisivos-, la serie Melrose Place llegó para ofrecerle a la villana Amanda Woodward que se considera su mejor papel ya que se duplicaba la audiencia cada que la rubia salía a cuadro. Así se mantuvo por 6 temporadas.

Conforme el éxito continuaba la actriz empezó a mostrar ansiedad y depresión sumado a una adicción a las drogas.

Spin City fue otro protagónico en el que la comedia predominaban, ahí estuvo hasta 2002, no obstante su primer matrimonio había llegado a su fin y estaba por casarse por segunda ocasión ahora con Richie Sambora -guitarrista de Bon Jovi-, de esa relación llegó Ava, su única hija que hoy cuenta con 25 años.

«El hombre perfecto» fue un título que la pusó en el ojo de nuevas generaciones pues protagonizó la cinta junto a la ídolo juvenil Hilary Duff en 2005.

En 2007 el mundo de la actriz se vería seriamente afectado, su vida estaba fuera de control debido a que los papeles que le ofrecían ya no eran importantes y sumado a eso, empezó una oscura separación con Sambora que la llevaron a una profunda depresión que desencadenó aún más su adicción a las drogas.

Locklear comenzó a manifestar tendencias suicidas, los medios sabían sobre su vida personal y sus excesos, esos acontecimientos llevaron a la actriz a internarse voluntariamente en un psiquiátrico de Arizona en 2008.

La cara de Locklear fue exhibida en los medios dado que fue arrestada por conducir en mal estado, según el  reporte, la actriz habría mezclado sus medicamentos con alcohol.

Locklear logró salir bajo fianza y en los brazos de Jack Wagner -antiguo compañero de trabajo en Melrose Place-, la actriz comenzaría de nuevo.

A pesar de que su noviazgo terminó en 2008, Locklear no estuvo exenta en sus años de relación de continuar sus batallas con la policía pues agredió a su médico y a un policía, además la detuvieron por chocar contra una señal de tráfico y tuvo múltiples denuncias por violencia contra su ex pareja, finalmente tuvo que ser hospitalizada por una intoxicación.

Te podría interesar:  Con drones, el plan para rescatar a perritos atrapados tras erupción volcánica en La Palma

La villana de Melrose Place estaba tocando fondo, pasó por 25 clínicas de rehabilitación y el último episodio dramático que experimentó fue 2018 cuando policías y un equipo médico, arribaron a su domicilio debido a que la actriz llamó a sus padres para informar que se quitaría la vida.

Finalmente la actriz volvió a encontrar el amor con un ex compañero de secundaria que también tuvo problemas con las drogas. Ahora ambos celebran su sobriedad y son felices.

AC