Juan Manuel Torres Esquivel
Juan Manuel Torres Esquivel

Por: Juan Manuel Torres Esquivel

Esta semana, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), encabezada por el Ministro Presidente, Arturo Zaldivar, tomó una decisión trascendental para el país, declaró inconstitucional la penalización del aborto. Este fallo es histórico, pues ahora los jueces deben aplicar este criterio para resolver cualquier asunto relacionado con la interrupción del embarazo.

En un discurso sin precedentes, el Ministro Presidente reconoció a las mujeres, a esa “marea verde” cuya lucha había hecho esto posible. En redes sociales fue posible ver diversas tendencias a favor y en contra del aborto, que fueron posiconadas por activistas feministas y provida, respectivamente. Sin embargo, ¿cómo se ve realmente el tema en la opinión pública digital? Dos mediciones nos puedan dar cuenta del sentir de la sociedad mexicana respecto a este tema.

De acuerdo con una encuesta realizada por El Financiero, el tema del aborto dividió a los mexicanos: El 53% se manifestó en contra del asunto, mientras que el 43% apoyó la decisión de la Corte. Lo más interesante es contrastar los datos de acuerdo a los rangos de edad: Entre los mexicanos más jóvenes, el 53% de ellos estuvieron de acuerdo con la despenalización del aborto, en contraste con el 30% de adultos de mayor edad. Esto parece indicar que para las nuevas generaciones el aborto es ya un tema superado, en el que no hay debate de fondo ni división. Al medir el tema por nivel de escolaridad, se observa que aquellos sectores con un nivel escolar más alto  tienen una postura mucho más favorable hacia este tema, de tal forma que el 56% de los encuestados estuvieron de acuerdo con la despenalización, frente al 36% que con educación básica estuvo a favor.

En la conversación digital se muestra un fenómeno muy similar. De acuerdo con una medición de la actitud digital realizada por la consultora de inteligencia digital Metrics, se da cuenta que el 61% de los usuarios de redes sociales están de acuerdo con la resolución de la SCJN, quienes además aseguraron que la Corte es una institución progresista por defender los DDHH de las mujeres y de las minorías. La actitud negativa únicamente alcanzó a tener un 19% de la conversación digital y estuvo encabezada principalmente por usuarios pro vida que cuestionaron la decisión del Alto Tribunal, asegurando que con dicha decisión se desconoce el derecho fundamental a la vida. En redes, grupos Pro-Vida lanzaron quejas contra los Ministros y posicionan el HT #CorteAbortoNo.

¿Qué se observa de estas dos mediciones? La primera conclusión es que los sectores más jóvenes ven con buenos ojos el fallo y, por lo tanto, en el futuro este tema será una vieja discusión, como ya lo es aquella sobre la preferencia sexual de las personas. La segunda conclusión tiene que ver con el nivel educativo que se vuelve un indicador diferenciador en la manera en cómo se valora el tema. Por último, se puede concluir que en las redes sociales los grupos conservadores parecen estar completamente desdibujados y los usuarios digitales al parecer tienen una agenda mucho más progresista y liberal. Para ellos, estos temas son luchas que estaban pendientes y por lo tanto deben seguir ampliándose las libertades individuales, especialmente para los grupos más vulnerables de la sociedad.

Así, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se anotó un gol con este fallo entre sus principales audiencias: activistas de derechos humanos, feministas y usuarios de redes sociales. Faltan algunas batallas en las libertades individuales, pero todo parece indicar que la Corte está haciendo lo correcto, escuchando a sus audiencias y hablando con ellas a través de sus sentencias ¡Enhorabuena!

 

DG