Vacuna Janssen de J&J
Foto: AFP / Morena únicamente solicitó la retención de 150 millones de pesos de acuerdo al INE

Conforme la variante Delta de Covid-19 se hace dominante en el mundo, varios países reportan pérdida de la eficacia de las vacunas. Sin embargo, aún la recomiendan para reducir riesgo de hospitalización y muerte.

Israel es uno de los países que más ha puesto el dedo en el renglón con respecto a la reducción de la eficacia de las vacunas a lo largo del tiempo.

El ejercicio podría ser decisivo en la hospitalización de enfermos por Covid-19

Hace unos días, un trabajo preliminar publicado en medRxiv aseguró que las vacunas están perdiendo su eficacia contra la infección tras 8 meses, sin embargo dicho trabajo no ha sido revisado por expertos independientes.

medRxiv es un archivo digital que publica estudios del ámbito médico, clínico y de ciencias relacionadas a la salud. Dichos trabajos están completos, pero se trata de reportes preliminares que aún no han sido certificados en su totalidad.

Esta semana, otro estudio preliminar proveniente de Israel asegura que las personas que recibieron una tercera dosis, tiene una protección 11 veces mayor que aquellos que sólo cuentan con 2.

Miles de personas vuelven a protestar en Francia contra el pasaporte sanitario

Asimismo, el ministerio de salud de aquel país informó que la eficacia de la vacuna de ARN bajó a un 64%, notablemente lejos del 94% que se informaba antes de la llegada de la variante Delta.

Sin embargo, los expertos afirman que aún es altamente recomendable confiar en la vacunación, pues esta evitó y sigue evitando  la inmensa mayoría de casos graves y muertes.

Primera muerte de covid-19 en Nueva Zelanda en seis meses

Los datos actuales indican que, a pesar de la disminución de eficacia ante la variante Delta, aquellos que se vacunan tienen 29 veces menos riesgo de ser hospitalizados que los que aún no lo hacen.

“Los datos de Israel son ciertos, pero decir que prueban que las vacunas han perdido efectividad es falso y tendencioso”, advirtió Jeffrey Morris, experto en bioestadística de la Universidad de Pensilvania (EE UU). 

 

AV