Foto: Pixabay La pandemia impulsó la digitalización en las transacciones bancarias, lo cual afectó a los adultos mayores, quienes no están familiarizados con los procesos de la banca móvil  

Los fraudes vía telefónica y los engaños en cajeros automáticos, son los modus operandi más usados por los delincuentes para robar el dinero de los adultos mayores, un sector vulnerable ante el proceso de digitalización de los bancos y servicios financieros, según lo reportó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Y es que la pandemia impulsó la digitalización en las transacciones bancarias, lo cual afectó a los adultos mayores, quienes no están familiarizados con los procesos de la banca móvil.

Un caso de fraude fue lo sucedido a “Don Tomas”, habitante de la alcaldía Azcapotzalco, al norte de la Ciudad de México, quien fue víctima de un engaño vía telefónica durante el periodo de confinamiento por la pandemia del Covid-19.

Fue en julio de 2020, cuando Don Tomás recibió una llamada de su banco, que es una de las cinco instituciones con mas usuarios registrados en México. Del otro lado de la línea, el falso asesor le notificó sobre cargos no reconocidos en su cuenta, por lo que necesitaban verificar su información.

“La verdad no entendí, pero me preocupo que me dijeran que podrían haber clonado mi tarjeta, por lo que les compartí mis datos personales y los números de la tarjeta, después ya no se comunicaron y desgraciadamente ese fin de semana al tratar de pagar el super con mi esposa, me dijeron que mi tarjeta fue rechazada, cosa que se me hizo rara, pues tenía un dinerito de unos trabajos que había hecho, hasta que revisé en el cajero que no tenía dinero”, contó.

Confesó que no comentó nada a su esposa o hijos, porque le daba vergüenza. Al final, el banco solo le devolvió 5 mil 350 pesos de las refacciones que usaron para una moto, cantidad de un total de 12 mil 800 pesos que tenía en su cuenta.

Otro caso de fraude es el que vivió el padre de Paola, quien al acudir a la sucursal de su banco y tener dificultades para retirar dinero, se acercó con uno de los empleados en busca de ayuda y éste terminó abusando de su confianza.

Le indicó que primero debía proporcionarle su número NIP y así poder realizar la transacción, Paola menciona que “seguramente el delincuente retiró el dinero antes de avisarle a mi papá que supuestamente la cuenta estaba en ceros”.

En sus palabras:

“No quise decirle nada a mi esposa ni a mis hijos, tenía mucha vergüenza de decirles que seguro me habían robado por mi culpa”
Don Tomás

“Aunque solo fueron 600 pesos los que le sacaron a mi abuelo, sí da coraje que abusen así de ellos por ser viejitos”
Paola, nieta de una víctima de fraude

¡No te dejes engañar!

1: Recuerda que los bancos no solicitan datos personales en llamadas o por correo. 

2: Evita proporcionar datos personales, número de tarjetas o NIP por teléfono o vía email.

3: Si requieres hacer una aclaración, comunícate a la línea telefónica del banco.

4: No realices transacciones financieras en computadoras de uso público.

5: Utiliza claves fáciles de recordar, pero difíciles de adivinar.

LEG