bolsonaro

Si a Donald Trump le funcionó en Estados Unidos, ¿por qué no a Jair Bolsonaro en Brasil? Se trata de la campaña que, un año antes de las elecciones presidenciales, se ocupa en demeritar el sistema de votación electrónico para, en caso de no resultar favorecido con el resultado, poder reclamar errores en el conteo o fraude, como lo hizo el estadounidense, quien tuvo en el brasileño un fiel aliado hasta el último momento.

Miles de personas se manifestaron ayer en apoyo al Presidente y para protestar contra dicho sistema, vigente desde 1996.

En Rio de Janeiro, alrededor de 3 mil personas marchaban por la playa de Copacabana, la mayoría sin tapabocas y vestidas de amarillo y verde, los colores de la bandera brasileña. “Lo que queremos es que los votos puedan ser recontados públicamente, que haya más transparencia, porque ya ha habido sospechas de fraude”, dijo Ronaldo, un manifestante.

El presidente Bolsonaro, quien busca la reelección en 2022, pide que se imprima un recibo después de cada voto en la urna electrónica, con el fin de que puedan ser recontados físicamente.

Para los analistas, el líder ultraderechista prepara el terreno para impugnar el resultado en caso de derrota… como lo hizo Trump.

El Presidente no participó directamente en la manifestación, que también reunió a varios miles de personas en Brasilia, pero pronunció un discurso por videoconferencia en el que reiteró que no aceptaría unas elecciones que no fueran «limpias y democráticas».

Agregó que haría lo “necesario” para imponer la impresión de los recibos, y por la tarde se dirigió a miles de manifestantes reunidos en Sao Paulo: “La voluntad del pueblo debe prevalecer”.

Bolsonaro se ha dicho convencido de que hubo fraude en las dos últimas elecciones y que él debió haber ganado en la primera ronda.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS

 

LEG