INE organiza con austeridad la consulta del Presidente

Planean colocar 57 mil casillas en todo el país y gastar 528 millones de pesos

INE organiza con austeridad la consulta del Presidente
Foto: Cuartoscuro Aunque austera y disminuida, el INE destinará 528 millones de pesos para la consulta popular


La Consulta Popular, promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador para juzgar a cinco exmandatarios, se realizará el próximo 1 de agosto con materiales reciclados y austeridad por la falta de presupuesto.
El Instituto Nacional Electoral (INE) diseñó el plan luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó su solicitud para obligar al Gobierno federal a otorgarle recursos para organizar por primera vez en el país ese ejercicio de participación ciudadana.

El argumento del presidente López Obrador para negar los recursos extra -por al menos mil 500 millones de pesos- fue que el órgano electoral es el más caro del mundo; además de que la consulta la podría organizar ahorrando en lo que gastan en sus sueldos y prestaciones de los consejeros y altos funcionarios.

Ante ese escenario, el INE armó su estrategia para que 93 millones de mexicanos puedan responder la pregunta: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

De forma inicial, el instituto tenía planeado gastar más de mil 500 millones de pesos en la instalación de 162 mil casillas, pago de funcionarios, impresión de materiales, conteos y demás erogaciones por la organización.

Sin embargo, ante la falta de recursos, sólo se instalarán 57 mil centros de votación en todo el país y se convocará a 17 mil funcionarios, por lo que el INE prevé invitar a los mismos ciudadanos que realizaron esa labor en los comicios del pasado de junio.

Es decir, se reducirán 65% de casillas y en lugar de votar 750 personas, como es el estándar del INE en otros procesos electorales, en cada una de éstas podrán recibir más de 2 mil sufragios sólo tres personas: presidente, secretario y escrutador.

También por falta de recursos se eliminará el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) para la consulta popular y el Conteo Rápido, por lo que se prevé que los resultados sean emitidos esa misma noche, basados en los conteos distritales.

Respecto a los materiales electorales, se reciclarán en su totalidad mamparas, tinta indeleble, productos desinfectantes y urnas utilizadas en las pasadas elecciones federales, por lo que no habrá publicidad de la consulta, sino que se mantendrán los logotipos del proceso electoral 2021.

A su vez, la boleta será austera pues no se contempla que cuente con papel seguridad como el utilizado en las elecciones comunes y será de tamaño media carta.

Aunque austera y disminuida, el INE destinará 528 millones de pesos para la consulta popular.

Sobre la propaganda para invitar a los ciudadanos a votar en ese ejercicio, hasta ahora, el INE no ha confirmado que utilice sus tiempos de radio y televisión oficiales para promoverla.

Para que la consulta popular no quede como un acto anecdotario sería necesario que voten a favor de enjuiciar a Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, Ernesto Zedillo y Carlos Salinas de Gortari, al menos 37.2 millones de personas, que representan 40% de la Lista Nominal.

La ley señala que si se alcanza ese margen de votación, la consulta será vinculatoria a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; eso significa una votación similar a la del 6 de junio pasado, considerada como histórica.

AMLO pide gastar pero en su consulta

Gastar en la consulta popular y no en altos sueldos, vinos, buenos restaurantes y viáticos, pidió el presidente Andrés Manuel López Obrador al INE.

El ejercicio ciudadano que se realizará el domingo 1 de agosto, no menciona a los expresidentes, sin embargo López Obrador promueve enjuiciar a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, a quienes ha acusado de pertenecer a “la mafia del poder”.

“El INE tiene que utilizar sus recursos, que son muchos, es un presupuesto de más de 10 mil millones de pesos. Es de 20 mil millones, pero la mitad se les da a los partidos, que eso también hay que corregirlos, pero para el aparato son 10 mil millones de pesos. Es el organismo electoral más costoso del mundo”, destacó ayer en conferencia de prensa.

En ese sentido, López Obrador insistió que los consejeros del INE ganan más que el Presidente (100 mil pesos mensuales), por ello, sumando los gastos que hacen en restaurantes y viáticos, no pueden ahorrar.

Además, reiteró que el INE puede usar los tiempos oficiales para promover la consulta popular del 1 de agosto. Pero de no ser así usará la conferencia de prensa matutina para promoverla.

Superarse sin ser fifí

Superarse, pero no volverse fifí ni aspirar a un “lujo barato”, fue la petición que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo a los mexicanos.

Ayer en conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo insistió que busca una clase media fraterna y solidaria.

“Pueden tener altos grados académicos y ser muy susceptibles a la manipulación, por eso estamos hablando de una clase media solidaria, fraterna, no ladina y, repito, no aspiracionista”, declaró.

Los ataques contra la clase media iniciaron luego de las elecciones del 6 de junio, donde Morena, el partido fundado por el presidente perdió la mitad de las alcaldías en la Ciudad de México, ganando solo 7 demarcaciones de 16.

LEG