Regresa volatilidad en el mundo… menor credibilidad a bancos centrales

Alfredo Huerta Chabolla

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Después de la reunión y decisión de política monetaria de la Fed la semana pasada, así como algunas opiniones más individuales de algunos miembros de la misma Fed, la preocupación por una mayor inflación se incrementa cada día más entre los participantes en los mercados.

Este encierro obligado por la pandemia en 2020, generó un cambio en la oferta y demanda de productos y servicios, especialmente en las grandes economías como Estados Unidos, China y Europa, con un cambio en los ciclos de comportamiento. Actualmente hemos visto inflaciones mensuales por arriba de sus últimos cinco años (sin considerar el 2020), y aunque en 2022 se estime una cierta desaceleración de la inflación respecto a este 2021, los niveles de cierre estarán por arriba de los objetivos de los bancos centrales.

Y es lógico que si una economía como la de Estados Unidos que en los últimos 10 años (sin considerar 2020) registra un crecimiento económico promedio del 2.1% anual con una inflación promedio en 2.0% anual, para el 2021 con un crecimiento económico estimado por la Fed del 7.0% anual, registre una mayor inflación, estimada por la Fed de 3.4% y nuestra en 3.9% anual.

Pero para 2022, la Fed espera un crecimiento económico del 3.3% anual, por arriba del promedio anual, la inflación que estima la Fed es “poco creíble en 2.1% anual”, donde simplemente los promedios mensuales de los últimos años (sin considerar 2020) nos llevan a 2.5% anual cuando menos.

El presidente de la Reserva Federal de Sn. Louis, James Bullard muestra más objetividad y reconoce que la inflación ha superado expectativa de varios miembros del banco central y podríamos ver incrementos en tasas de interés a finales del 2022, pero para ello, tendrán que anticipar el inicio de una reducción en el ritmo de compra de activos que hoy se registran en 120 mil millones de dólares.

Por todo ello, los mercados cerraron una semana de “pérdidas” destacando el Dow Jones -3.45%, ajuste en metales con caídas en el oro del 6.08%, la plata 7.85% y principalmente el cobre -9.00%, un índice dólar que ganó prácticamente 2.0% semanal y en contraparte, el peso mexicano perdió 4.09%, mientras que el euro, la libra y el dólar canadiense con caídas arriba del 2.0%.

Vimos un mercado de crudo con alza alrededor del 1.0% semanal y un escenario donde vendrán todavía aumentos en la gasolina y gas natural.

Pero a pesar de estas caídas en general, vemos la posibilidad de algunas semanas complicadas. El índice dólar tiene todavía un camino por recorrer al alza en el corto plazo que seguirá incidiendo en una mayor volatilidad de mercados. El rendimiento del bono del tesoro a 10 años, el de mayor liquidez mundial, probará zonas bajas importantes en 1.40%.

En México, vemos aun riesgo de alza en el corto plazo en el peso mexicano, mayores presiones en la parte corta de los bonos gubernamentales M. Esta semana será la reunión y decisión de política monetaria de Banxico donde claramente el riesgo inflacionario estará presente, el comunicado deberá ser “más restrictivo” si hay objetividad.

Banxico estimó en su último informe trimestral de inflación, que los precios al consumidor alcanzarían 4.8% anual en 2021. Nuestro estimado de inflación está alrededor del 6.0% anual y al productor arriba del 7.0% anual. Las encuestas de Citibanamex y Banxico estiman inflaciones arriba del 5.0% anual. Para el 2022 estimamos una inflación al menos del 4.5% anual vs 3.1% de Banxico que insiste en un período de presión transitoria siguiendo a la Fed.

Los mercados ya no le creen al 100% a los bancos centrales … se están quedando cortos.

  @1ahuerta