Felices de volver a clases, para (ahora sí) “aprender de verdad”

Flojera, mal humor, apatía y hasta sobrepeso fueron algunos efectos de la enseñanza virtual entre muchos menores

Felices de volver a clases, para (ahora sí) “aprender de verdad”
Foto: Cuartoscuro Mil 103 planteles de educación preescolar, primaria, secundaria y especial, tanto públicas como privadas, reabrieron sus puertas el pasado lunes en la CDMX.

Tras el hartazgo por estar encerrados y el escaso aprendizaje que tuvieron con las clases virtuales, niños consultados dijeron estar contentos por regresar de manera presencial a las aulas y ver a sus compañeros.

“Ya tenía ganas de volverme a poner mi uniforme, aunque me queda un poco más apretado. Nunca pensé decirlo, pero estoy muy contenta de volver a clases y ver a mis compañeros”, dijo Estefanía Vázquez, alumna de primero de secundaria.

La niña de 13 años expresó que en tan sólo dos días de clases presenciales, los conocimientos que ha adquirido son más de los que obtuvo en dos semanas de clases en línea. Aseguró que ya estaba cansada, fatigada y deprimida por tomar clases vía zoom.

Flojera, mal humor, apatía y sobrepeso fueron los resultados de las clases virtuales que la menor sufrió durante las clases virtuales.

Mario Meraz, alumno de tercero de secundaria, indicó que en su salón son pocos los alumnos que van a clases, algunos porque sus padres fallecieron por el Covid-19 y no tuvieron más dinero para seguir en la escuela particular, otros por miedo a contagiarse, y los demás porque prefieren seguir las clases en línea.

Emiliano, de seis años y quien va en tercero de kinder en un colegio particular en la alcaldía Cuajimalpa, dijo emocionado que su “miss” existe, pues creía que era una computadora. El pequeño contó que hasta ya se le había olvidado cómo eran sus compañeros.

“Nos formamos para entrar, tengo mi cubrebocas sujetado con una cadenita como si fueran mis lentes; usamos gel antibacterial, no puedo llevar mi pelota o juguetes, tampoco nos podemos prestar las crayolas, ni compartir el lunch… pero me siento contento de ver a mis amigos y a la ‘miss’… ya podemos jugar, pero a distancia”.

Su mamá, Andrea, comentó que durante la pandemia Emiliano sufrió depresión por permanecer tanto tiempo en su casa. Agregó que en un principio tenía temor de mandar a su hijo de regreso a la escuela, pero vio que las autoridades educativas se toman en serio las medidas sanitarias y que no están bajando la guardia.

Este lunes inició el regreso a clases presenciales en la CDMX y la Autoridad Educativa Federal en la capital detalló que se registró la apertura de mil 103 planteles de educación preescolar, primaria, secundaria y especial, tanto públicas como privadas.

La dependencia precisó que volvieron a las escuelas 80 mil estudiantes y 10 mil personas, entre docentes, administrativos y personal de apoyo.

LEG