Policía y boxeador: el reto del autocontrol en arrestos

Cultura del deporte. Alberto Ruíz entrena niños y gana competencias de boxeo a la par que patrulla las calles de la Ciudad de México

Policía y boxeador: el reto del autocontrol en arrestos
Foto: Cortesía Alberto El Alacrán Ruíz es un peso ligero, pues cuenta con 61 kilos

“El boxeo me ha ayudado para poder llevar a cabo las actividades policíacas en la vía pública… pero al hacer las intervenciones hay que tener autocontrol. El hecho que te desempeñes como boxeador no significa que seas agresivo, simplemente tener la cabeza fría para sobrellevar a las personas, saberlas manejar”, narra el policía Alberto El Alacrán Ruíz, quien es prospecto para el campeonato nacional de Boxeo.

El Alacrán, quien lleva 14 años dentro del ring, comenta que sus habilidades le han servido en su carrera, pues, por ejemplo, hay ocasiones que él y sus compañeros deben salir corriendo y cuentan con buena condición.

Su día inicia a las 6:00 horas, y tras rendir honores a la Bandera, escuchan las novedades de su superior y continúan con la preparación para el boxeo. El uniformado, junto con su grupo, entrena en el gimnasio y, si el mando lo requiere, va a cubrir algún oficio.

El agente, que pertenece a la Coordinación General de la Zona Norte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), expresa que él y sus compañeros también se desempeñan como instructores en la Escuela de Boxeo Apóstol, en la alcaldía Gustavo A. Madero.

“Nuestras actividades son deportivas, se implementó una escuela de boxeo que está abierta a todo el público para que vengan los niños, los policías impartimos las clases y les enseñamos estas actividades, y es por salud”.

Relata que desde que fue cadete de la Policía participó en un torneo donde resultó ser campeón, después estuvo en distintas competencias: obtuvo un primer lugar a nivel nacional y otro segundo lugar a nivel nacional en Veracruz, actualmente es boxeador profesional con un récord de 10 peleas: dos derrotas y ocho ganadas por knock out.

Detalla que su padre y los primos de éste fueron peleadores, tanto profesionales como amateur, y desde ahí le llamó atención: “Principalmente fue por ellos… tener una disciplina; antes de cualquier cosa hay que agradecer que tenemos salud, estamos en óptimas condiciones en este deporte”.

Respecto a su sobrenombre, El Alacrán suspira y dice que es en honor a un primo que falleció y decidió tomarlo: “le prometí que lo llevaría a lo más alto que pueda, era muy allegado a mí”.

La última contienda que tuvo el policía fue el sábado 21 de mayo en Ciudad Neza, contra Eduardo Martínez, un peleador invicto, y fue a 8 rounds.

“Es un peleador duro se hizo una buena preparación, trabajamos fuerte, salimos con la mano en alto… fue por decisión y estuvimos a punto de ganarle por knock out, sacó la casta y nos fuimos a la vía larga y ganamos contundentemente”.

Refiere que tiene el apoyo de la Secretaría y que sus actividades las realiza con pasión: “aspiro a seguir creciendo tanto en el deporte y con la labor de policía, que los altos mandos vean los avances… quiero poner en alto el nombre de la dependencia y de México”.

FRASE

“Mi padre, que fue un servidor público y ya es jubilado, me enseñó buenos valores, tener la convicción y las ganas… gracias Dios vamos bien”
Alberto, “El Alacrán” Ruíz

 

LEG