Estados Unidos es el país que lidera en número de casos de coronavirus (32.7 millones), en decesos (582 mil), y es el segundo en número de vacunas aplicadas (262 millones, solo abajo de China)… ahora le tocará lidiar con la población que aún no cuenta con la inyección y que se resiste a recibirla.

El presidente Joe Biden dijo ayer que casi la mitad de los líderes mundiales se han puesto en contacto con él para pedirle ayuda y obtener vacunas contra el virus SARS-CoV-2. Y sin embargo, una parte de su propia población no las querría usar.

«Todos los países del mundo nos miran para que cubramos su falta de capacidad para producir y/o obtener vacunas», señaló el demócrata en una reunión virtual con los gobernadores de los estados del país.

Y es que existe un creciente clamor internacional para que Estados Unidos comparta su enorme excedente de vacunas.

Pero ahora, entre los ciudadanos que no han sido inoculados, predomina la duda o negativa en recibir la inyección.

Según datos de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research publicados en USA Today solo 11% de los adultos que permanecen sin vacunar dicen que definitivamente recibirán la vacuna, mientras que 34% dice que definitivamente no la recibirán. Otro 27% dice que probablemente lo hará y el 27% restante dice que probablemente no lo hará.

En medio del dilema, EU, con 328 millones de habitantes, ya comenzó la vacunación generalizada desde los 12 años.

 

LOS QUE NO CREEN

11% de adultos
sin vacunar dicen que lo harán

34% de adultos
sin vacunar afirman que no

27% de personas
probablemente lo harían

27% restante
probablemente no lo harían

LEG