La aprobación por el congreso colombiano de la nueva “Ley de Solidaridad Sostenible” causó gran descontento entre los residentes, motivándolos a realizar paros y protestas para exigir que se deseche el proyecto. Dichos eventos comenzaron el 28 de abril cuando se realizó un paro nacional para que el presidente Iván Duque retirara el proyecto del congreso; hasta el momento los paros, protestas y mítines continúan.

Aunque se esperaba que las manifestaciones y protestas fueran eventos pacíficos, los colombianos denunciaron en redes sociales que el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) se presentó a disparar balas de goma, lanzar gas lacrimógeno, entre otro tipo de violencias en todos los eventos con una mayor actividad violenta por las noches.

La «Ley de Solidaridad Sostenible», que había sido propuesta desde septiembre de 2020, tomó gran fuerza en abril de 2021 cuando el proyecto fue aprobado en el congreso para esperar su aprobación por el poder legislativo, la cual incluye el cobro del IVA de 19% a las tarifas de servicios como energía, acueducto, alcantarillado y gas domiciliario.

Con esta reforma, para usuarios de los estratos sociales medio, medio alto y alto, a partir de 2022, quienes ganan más de 2,4 millones de pesos mensuales (663 dólares aproximados según el cambio del día) deben declarar impuesto de renta y se plantea que para 2023 se modifique para aplicarse a estratos sociales más bajos.

Ante todas las represiones que la población colombiana ha sufrido por parte de las autoridades y lo injusta que les parece la nueva reforma, las marchas y plantones siguen ocurriendo a diario en las grandes ciudades como Cali, Bogotá, Medellín, entre otras.

“Es que nos iban a aumentar los impuestos a todos los colombianos, en tremenda pandemia donde la gente se ha quedado sin trabajo (…) a subirnos los impuestos, pero en cosas ridículas (…) el agua, la electricidad, 20% más de impuestos, los sistemas de salud, lo que quieren es cobrarle a la gente” mencionó un residente de la ciudad de Cali dedicado a la creación de música con perspectiva de protesta en entrevista para 24 HORAS.

Ante todas las represiones que la población colombiana ha sufrido por parte de las autoridades y lo injusta que les parece la nueva reforma, las marchas y plantones siguen ocurriendo a diario en las grandes ciudades como Cali, Bogotá, Medellín, entre otras.
Pese a que el 2 de mayo de 2021, Iván Duque pidió retirar el proyecto de la reforma tributaria, los colombianos siguen en resistencia para que se cumpla el retiro de la reforma ya que esta no ha sido desechada por el congreso.

El residente de la ciudad de Cali, que ha sido participante activo de dichos eventos sociales, comentó que los manifestantes han sufrido agresiones físicas y sexuales, homicidios a manos de la fuerza pública sin cifra exacta, heridos por uso de armas de fuego y varias desapariciones.

“Normalmente por el día salimos a protestar y todo relativamente relajado, pero la policía llega en la noche cuando ya todos estamos de regreso a nuestras casas, se ha visto como quieren crear pleito por cualquier cosa y se los llevan o sin sentido alguno disparan a los protestantes que ya van de regreso, tirando a matar. Utilizan armas de largo alcance, incluso disparan desde helicópteros” dice el entrevistado.

Para mantener a seguros a los ciudadanos, los mismos protestantes han creado puntos en las diferentes ciudades, al norte, sur y centro para evitar el ingreso del ESMAD y evitar más muertes, “Están bloqueando todo el norte, el centro y en el sur hay un solo punto, precisamente para que sea más difícil para la policía y ESMAD llegar a un punto fijo” menciona el ciudadano de la ciudad de Cali.
La población colombiana exige con las manifestaciones la destitución inmediata del presidente Iván Duque, que la reforma tributaria sea desechada por completo y una reforma nueva al congreso de Colombia.

 

PL