Los tramposos y el daño a la política

Alberto González

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.


El camino a las elecciones del 6 de junio en Guerrero está marcado por una serie de trampas realizadas para allanar el ascenso de Félix Salgado Macedonio al Gobierno estatal, quien, apoyado desde Palacio Nacional se muestra envalentonado y lanza amenazas al INE y al Tribunal Electoral: “Me los voy a chingar”.
En el último tramo de este recorrido, del político apodado El Toro, se pueden encontrar alrededor de él argucias como el declarar muerta –sin que esté muerta– a Basilia Castañeda, una de las personas que lo acusa de violación, para sobreseer el caso y dejarlo limpio de esa acusación.

Otro intento de trampa es la negación de Salgado Macedonio, primero de haber realizado precampaña para justificar el no haber justificado sus gastos, y luego rechazar que quien aparecía en un video de precampaña para llamar al voto era él… para después reconocer que sí hizo precampaña y culpar a su partido de no entregar la información que requiere la ley para ser candidato.

…una vez confirmada la negativa de su candidatura, el argumento que se quiso posicionar desde la Presidencia de la República y desde los líderes de Morena en el Senado y la Cámara de Diputados fue que el INE y el Tribunal Electoral se extralimitaron con la sanción.

La premisa de que “por 20 mil pesos le niegan el derecho constitucional a ser votado” equivale a decir: sí violó la ley, pero no’más tantito.

Una vez anulada la posibilidad de que Salgado Macedonio sea candidato, surgió otra trampa más: se realizó una consulta en la que se incluyó a la hija del sancionado –incluida en la pregunta de conocimiento– y se le puso entre paréntesis la aclaración de que Evelyn Salgado es hija de Félix Salgado… ¿Si es una encuesta de conocimiento era necesario incluir que es la hija de Félix Salgado?

La intención que leen algunos militantes es clara: se le dará la vuelta a la ley para llevar al Toro, a través de su hija, a la silla de Gobierno.

#LoboSapiens
¿Y después de la política qué?

El académico Marco Estrada Saavedra escribió en 2004, en una publicación especializada de El Colegio de México, una reflexión sobre el daño que causan los políticos mentirosos a la política misma y a la democracia: “El mentiroso se comporta estratégicamente y trata a los demás como meros objetos de los cuales dispone, más allá de su conciencia para maximizar sus posibilidades de éxito”. Según esta reflexión el mentiroso “cosifica” a la ciudadanía y le niega la igualdad que debería reinar entre los miembros de una república democrática y representativa.
En el caso de Félix Salgado, la trampa se asoma triunfante y es aplaudida y justificada por un sector de la ciudadanía para lograr que alcance el Gobierno guerrerense.
Lo que sucede en Guerrero es un ejemplo de cómo la política puede ser golpeada una y otra vez por la trampa y la mentira, que pone como base un escenario alterado por la mentira para avanzar hacia destino que supuestamente es el mejor. La trampa daña a la política y en el mediano plazo será un instrumento tan debilitado para acceder al poder que muchas personas y grupos estarán explorando otros caminos.

 

    @chimalhuacano