Salario mínimo alcanza para un tercio de la canasta básica

Expertos afirman que la pandemia agudizó la precariedad laboral, salarial y además hubo un aumento en los precios de productos

Salario mínimo alcanza para un tercio de la canasta básica
Foto: Cuartoscuro Los ingresos de los hogares son insuficientes para comprar los productos básicos para sobrevivir

El poder adquisitivo de las familias mexicanas se redujo en -87.41% de 1982 al 2019, de tal forma que anteriormente con un salario mínimo se podía comprar casi tres Canastas Alimenticias Recomendables (CAR), mientras que las últimas cifras revelan que con un salario mínimo, solo se puede comprar el 32.62% de dicha canasta, según cifras de la UNAM.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM, se dio a conocer que actualmente el dinero alcanza para adquirir menos productos básicos en el país, debido a una mayor precarización laboral.

Lo anterior, también debido que los trabajadores tienen la necesidad de laborar más tiempo para poder ganar una cantidad suficiente de dinero que les permita cubrir sus necesidades básicas.

“En 1982 con un salario mínimo se podrían comprar casi tres canastas alimenticias, por lo que era suficiente trabajar 2 horas y 42 minutos de una jornada laboral de 8 horas, para 2017 con un salario mínimo solo podía comprar el 32.62% de una canasta alimenticia, por lo que los trabajadores se veían obligados a trabajar 24 horas con 31 minutos, lo cual es humanamente imposible”, puntualizó.

Aunado a esto, datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), arrojaron que en las líneas de pobreza en el país, la pandemia por Covid-19 fungió como detonante para reducir el poder adquisitivo de los mexicanos, de tal forma que la pobreza ha aumentado.

Carlos Alberto Bautista, especialista y docente de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle señaló en entrevista con 24 HORAS que, pese a que el poder adquisitivo se ha deteriorado considerablemente los últimos 30 años, la pandemia por Covid-19 fue un catalizador para que éste valiera aún menos.

Añadió también que, pese a que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) aprobó un incremento para el salario mínimo de 123.22 pesos a 141.70 pesos el año pasado, dicho aumento no abona al fortalecimiento del poder adquisitivo de los mexicanos.

Argumentó que ante la baja en los niveles de empleo que causó la contingencia sanitaria, los cierres de empresas y la inflación al alza, la pandemia se encuentra aún aminorando el poder adquisitivo de las familias en el país, hecho que también ha provocado modificaciones en los patrones de consumo.

Por otro lado, Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios del Empleo Formal, resaltó que si se toma en cuenta que el actual Gobierno ha tenido un “pésimo desempeño” en la creación de empleos formales, a lo que se suma las afectaciones de la pandemia a las empresas y trabajadores, la mejoría del poder adquisitivo está aún lejos.

Frases:

“El poder adquisitivo se ha deteriorado desde hace décadas, pero la pandemia fungió como catalizador. Es necesario que aumenten los salarios, para que poco a poco aumente el poder adquisitivo”
Carlos Alberto Bautista, docente de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle

¿Qué es el poder adquisitivo?

La relación entre el precio que se paga por los productos o servicios y el nivel de ingresos que se posee, es conocida como el poder adquisitivo. La UNAM mide la ganancia o pérdida del poder adquisitivo por la Canasta Alimenticia Recomendable, que expone los bienes que se pueden comprar con una cantidad de dinero.

Frase:

“El poder adquisitivo se sigue deteriorando, primero porque se está disparando la inflación, hay productos como al gasolina y la electricidad que están subiendo”
Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios del Empleo Formal

Demandan revisar destino de dinero no entregado a ancianos

Pandemia le redujo su posibilidad de compra

José Luis Carbajal es un abogado familiar que radica en la Ciudad de México y pese a que siempre ha tenido trabajo, señaló que ahora siente que el dinero le alcanza para comprar menos productos o incluso servicios básicos.

“Siempre he trabajado igual, tengo a los mismos clientes desde hace años y la misma cantidad de juicios, y aunque la pandemia no aminoró mi cantidad de trabajo, ya no puedo darme los mismos lujos que antes, ya me está alcanzado para lo básico prácticamente”, aseguró.

Sus ingresos se cayeron y ahora no le alcanza

Anabel Fuentes vende playeras en el tianguis de Apatlaco cada semana, sin embargo, dijo que, aunque no tiene un salario fijo, nunca se las había visto “tan negras” como hasta ahora, por lo que sus ventas cada vez aportan menos para los gastos del hogar.

“Aquí trabajamos mi marido y yo. Le ayudo con mis ventas cada semana, pero si de por sí, las ventas estuvieron flojas por la pandemia, ahorita aunque ya se están recuperando poco a poco, lo que gano casi no sirve para comprar nada”, expresó.

Necesita un segundo ingreso para subsistir

Patricia Ordóñez trabaja como recepcionista en un hotel de la Ciudad, sin embargo, destacó que está en la búsqueda de un nuevo trabajo que le permita ajustarse a su empleo actual y porque ahora el dinero no le alcanza para atender a su hijo.

“Mientras más crecen los niños más gastos son y ahorita la verdad es que con un solo empleo no puedo sacar adelante sola a mi hijo. Cuando recién me embaracé y lo tuve no me era tan complicado, pero ahorita sí necesito otra fuente de ingresos”, resaltó.

Va Hacienda por mayor recaudación a través de la economía digital

LEG