La inflación será una amenaza temporal para Banxico

Alfredo Huerta Chabolla

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Ayer conocimos la inflación a marzo, un dato por arriba de lo esperado sobre 4.67% anual y al productor en 6.28% anual. Sin embargo, para este 2021 ya nos olvidamos de inflaciones del orden del 3.0% – 4.0% anual.

Como se comentó en la minuta del Banxico, la inflación viene por los precios de las materias primas que han mostrado una tendencia al alza desde 2020 en muchos de los casos. Inclusive, la mayoría de las expectativas para la inflación mundial se revisaron al alza, especialmente Estados Unidos al 2.4% anual, ante un mayor estímulo fiscal, el plan de infraestructura, que detonará varios sectores de la economía y la recuperación de millones de empleos que conducirán a un aumento natural en el nivel de consumo.

La mayor parte de Bancos Centrales siguen optando por mantener los estímulos monetarios (programa de compra de activos) a excepción de China que indicó que espera aumentar su tasa de interés en el presente año.

Para la inflación en México, los integrantes de la Junta de Gobierno coincidieron en el aumento en el nivel de inflación, aunque hubo diferentes opiniones respecto a los riesgos y temporalidad.

Ahora, dependerá de la Fed, de los riesgos inflacionarios en Estados Unidos, de la presión de las tasas de interés en los rendimientos de los bonos del tesoro, para que Banxico mueva sus fichas, pero estará dependiente totalmente de los flujos de inversión extranjeros, cuya última actualización es de una salida de 4,352 millones de dólares.

Ayer, Jerome Powell, en la reunión del FMI, mencionó que la Fed está lista para ajustar su política monetaria en caso de que la inflación “se desvíe por una magnitud considerable de los objetivos y se mantenga persistentemente por arriba del 2.0%”, aunque reforzó que en los próximos doce meses, por factores coyunturales, la inflación pudiera mantenerse arriba del 2.0%.

En lo referente a Noticias y/o Negocios…

Obras para el desarrollo social

Poco se sabe del nuevo subsecretario de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Jorge Nuño Lara, un economista astuto, recatado, pero, sobre todo, muy eficiente. En febrero de 2020, poco antes de que iniciara la pandemia, el Presidente le encargó que hiciera lo necesario para que los dos proyectos carreteros en Oaxaca se destrabaran y se concluyeran en esta administración después de más de 10 años de problemáticos.

Logró conjuntar a todas las fuerzas sociales y políticas en todos los niveles. Demostró capacidad de gestión, no solamente por el apoyo directo del Presidente, sino por su visión y entendimiento de la problemática y su manera de encontrar soluciones.

Tiene un amplio conocimiento en inversiones públicas y metodologías de gerencia de proyecto, lo que le ayudó mucho a resolver los problemas, aún sin ser ingeniero. El caso de la autopista de Oaxaca a Puerto Escondido es un buen ejemplo para entender la visión social de la actual administración aterrizada en un proyecto trunco y que había perdido la esperanza.

Después de consolidar los dos importantes proyectos de Oaxaca (Barranca Larga-Ventanilla y Mitla-Tehuantepec), Nuño será ahora el encargado de impulsar una cartera muy importante de proyectos, especialmente los que están relacionados con los desdoblamientos de Concesiones, (libramiento de Cd. Juárez, libramiento de Ixmiquilpan y el libramiento de San Luis Potosí, entre muchos otros); así como las obras de conectividad del nuevo aeropuerto (AIFA) (más de $9,000 millones de pesos, sin contar el ramal del tren suburbano Lechería-AIFA), aunado a los programas de construcción y modernización de carreteras federales y los de conservación para la red federal y de caminos rurales. Buscan un impacto regional con propósito de desarrollo social.

                                                                                                                                                             @1ahuerta