Urgen a mejorar estrategia contra el coronavirus

Expertos. Coinciden en que se necesita un cambio en el manejo de la pandemia, dejando la “soberbia profesional”

Urgen a mejorar estrategia contra el coronavirus
Foto: Cuartoscuro A un año de que el Covid-19 llegara a México, afuera de los hospitales son constantes los rostros de angustia y tristeza de familiares, cuyos pacientes están internados debido al nuevo coronavirus; algunos de ellos no logran librar la enfermedad.

Con casi dos millones de contagios, cerca de 180 mil muertes, una vacunación a cuenta gotas y el encargado de la estrategia para combatir al SARS-CoV-2, aislado y con oxígeno por estar infectado; se encuentra México a un año del primer caso de Covid-19 en el país.

Especialistas de diversas áreas y ex funcionaros de Gobierno coincidieron en los avances que ha tenido la ciencia en el último año; no obstante, consideraron que el manejo de la pandemia puede mejorarse y, a pesar de tener la vacuna, deben mantenerse las medidas de prevención.

La directora Ejecutiva de la Unidad de Desarrollo en Innovación Médica y Biotecnológica (UDIMEB) del Instituto Politécnico Nacional, Mayra Pérez Tapia, manifestó que el Covid-19 pudo tener un mejor abordaje y con ello evitar la alta mortalidad en el país.

“De manera muy objetiva, creo que lo pudimos haber hecho mejor, creo que aún lo podemos hacer mejor. Me hubiera gustado un enfoque más multidisciplinario, creo que nuestro Gobierno hizo caso omiso del llamado de muchos expertos y la experiencia es algo que nunca se debe despreciar”, refirió en una entrevista con 24 HORAS.

El ex director general del ISSSTE, Benjamín González Roaro, consideró que el manejo ha sido lamentable, no se ha escuchado a los científicos. “Es un tema de soberbia profesional, de no querer escuchar opiniones de otras personas y confundirlas con descalificaciones personales”.

Para mejorar, coincidieron, se requiere de trabajo multidisciplinario entre instituciones y Gobierno, escuchar a los expertos, integrar a académicos e incluso laboratorios de investigación.

En septiembre, seis ex secretarios de Salud advirtieron que venía “lo peor” para México, toda vez que, al confluir el coronavirus y la influenza, podrían registrarse 157 mil muertes para fin de año (hoy estamos cerca de las 190 mil muertes) y presentaron 14 acciones para controlar la pandemia en ocho semanas.

Entre las propuestas que hicieron llegar al Presidente, al Secretario de Salud, a diputados, senadores y gobernadores, destacaron la imposición de un mandato nacional para hacer obligatorio el uso de cubrebocas; además de la aplicación de 127 mil pruebas diagnósticas por semana, con el fin de identificar el virus y hacer cercos regionales para evitar la propagación.

En respuesta, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, les propuso “patentar su propuesta para acabar” con la pandemia de Covid-19 en ocho semanas; no obstante, la propuesta de los ex funcionarios fue hecha para “controlar” la enfermedad.

Incluso, desde el inicio de la pandemia en México, López Obrador sólo usó en contadas ocasiones el cubrebocas, entre ellas, durante los vuelos comerciales que utiliza para sus giras. El 25 de enero, el Presidente informó que estaba contagiado de Covid-19, lo que le hizo aislarse por 14 días.

El 24 de diciembre, como regalo de Navidad, llegaron a México las primeras vacunas de Pfizer contra Covid-19, mismas que fueron aplicadas al personal de salud en la primera línea de atención.

A la fecha, el país ha aplicado 1 millón 900 mil 784 dosis; de ellas, al personal de salud han sido dirigidas 670 mil 737 primeras dosis y 475 mil 389 segundas dosis.

Mientras que 737 mil 195 adultos mayores ya han sido beneficiados con la primera dosis y 17 mil 463 primera dosis al personal educativo, únicamente en Campeche.

Alexei González, especialista en Medicina Interna y consultor asociado de la Clínica Mayo en Florida, Estados Unidos y egresado de la Universidad Anáhuac, aclaró que hasta lograr una inmunidad de rebaño será necesario mantener el distanciamiento social y el lavado de manos.

Explicó que esta inmunidad llega a un territorio, cuando entre 70% y 85% de su población sea inmune, ya sea, a través de la enfermedad o de la vacuna, por lo que antes de eso “no podremos quitarnos el cubrebocas”.

De acuerdo a las autoridades del Gobierno de México, para diciembre próximo estarán vacunadas 106 millones de personas; es decir, 84% de la población inmunizada por la vacuna contra Covid-19.

Los avances

De acuerdo con la asistente técnico de la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, Irma Aguilar Delfín, “hubo un avance monumental en las vacunas hechas con RNAm”
Señaló que hasta enero de 2020 estas vacunas sólo eran una posibilidad y ahora, “son la medida de salud pública más efectiva que tenemos”.

La investigadora biomédica destacó que, lo más importante “es que la plataforma de RNAm probablemente va a poder usarse ahora para hacer vacunas contra otras enfermedades para las que también hacen falta. Por eso es un desarrollo científico tan valioso”.

El doctor Aldo Fragoso Díaz, jefe de la Unidad de Pediatría del Hospital Central Norte de Petróleos Mexicanos (Pemex), consideró -al margen del tema político- que el Covid-19 unió a la comunidad médica, “nos dimos cuenta que todos somos iguales en las áreas Covid-19”.

López-Gatell se mantiene al frente pese a las críticas

Desde el primer momento en que se conoció la existencia del nuevo coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dispuso que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, fuera el encargado y vocero del manejo de la pandemia.

A un año de haberse dado a conocer de manera oficial el primer caso de Covid-19 en México, el subsecretario ha sido respaldado en más de una ocasión por el mandatario, pese a las críticas de adversarios políticos, ex secretarios de Salud y la comunidad científica, sobre una conducción política y no científica de la enfermedad.

Actualmente, López-Gatell se encuentra en casa, aislado y con oxigenación suplementaria, por haberse contagiado con el nuevo coronavirus.

Desde el 16 de marzo, el subsecretario dejó ver los intereses que protegía, pues ante los cuestionamientos sobre si López Obrador podría contagiar a las personas durante sus giras al interior del país, éste respondió que “la fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio”.

A partir de ese momento, el vocero de la pandemia ha sido protagonista de una serie de declaraciones controversiales.

El 8 de abril, para explicar ¿cómo se transmite el Covid?, respondió: Así, ‘achú’.

Desde el 23 de marzo, fecha en que se decretó el confinamiento, el funcionario federal insistió con el llamado “quédate en casa, es muy simple el mensaje, quédate en casa”, por lo que la gente hizo caso, algunos incluso, evitaron ir a los hospitales en cuanto presentaban síntomas leves, ocasionando que llegaran en estado grave a atenderse.

El 4 de junio pronosticó que alcanzar 60 mil muertos sería un escenario muy catastrófico, hoy ya se rebasó tres veces ese escenario.

Las críticas de científicos, políticos y sociedad en general, continuaban, toda vez que México alcanzaba –hasta ese momento– su pico más alto de contagios y muertes.

Y con la frase, “Hugo, aguanta, el pueblo se levanta”, el presidente López Obrador le daba su respaldo el 14 de julio, una vez más.

La pandemia no cedía y para rendir cuentas, el subsecretario acudió en octubre a reunión con senadores de la Comisión de Salud. Ahí la legisladora Lilly Téllez entregó un cetro al funcionario: “le voy a entregar su cetro, pequeño virrey del país de las camas vacías y de los muertos en casa”, lo que ocasionó que el presidente de la Comisión decidiera cancelar el encuentro ante lo que dijo, eran falta de condiciones.

En diciembre, ante la presión económica y el aumento de contagios y muertes, el subsecretario, consideró que el color del semáforo epidemiológico, que ha estado regulando la actividad económica, era “hasta cierto punto intrascendente”.

Lo anterior, después de que la Jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum se resistió a dar a conocer el color del semáforo para la capital del país, previo a las fiestas decembrinas.

Ese mismo mes, también calificó como una “discusión absurda”, el uso del cubrebocas y argumentó que sólo funciona junto con el resto de las medidas preventivas y que puede dar una falsa sensación de seguridad.

Encuentran en México alta presencia de nueva variante de SARS CoV2 (+video)

LEG