La Ópera de París anunció una política más inclusiva para promover una mayor presencia de artistas no blancos, que incluirá el nombramiento de un «referente de diversidad», como hizo recientemente la Ópera Metropolitana de Nueva York.

Esta decisión sin precedentes fue anunciada por la institución tricentenaria durante la presentación de un informe que preconiza desde modificar el concurso de entrada en la prestigiosa Escuela de Danza hasta «contextualizar» el repertorio.

El informe, a cargo de un historiador, Pap Ndiaye, y de la secretaria general del Defensor de los Derechos de Francia, Constance Rivière, fue encargado hace cinco meses por la Ópera.

Recomienda que la Escuela de Danza, que hoy en día contrata «únicamente» a candidatos que «se presentan espontáneamente», se «proyecte hacia el exterior» con por ejemplo pruebas descentralizadas.

«El objetivo no es que la Escuela capte a alumnos menos buenos para satisfacer sus objetivos de diversidad sino ir a buscar a los que son muy buenos, estén donde estén», según el informe.

 

LEG