Pandemials, la nueva generación de jóvenes

Dr Luis Miguel Martínez Anzures

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

                                                                                                          Luis Miguel Martínez Anzures

La pandemia originada por el virus del Covid-19, es un tema de actualidad que por desgracia está dejando muchos fallecidos a su paso, pero también ha dado origen a nuevos fenómenos antropológicos y socio culturales: los pandemials.

¿Quiénes son? ¿Qué tienen en común? ¿Cuáles son sus intereses?

Para empezar con el camino hacia el encuentro de estas difíciles respuestas, es primordial entender que los niños que nacen en esta época van a desarrollarse de manera distinta a las generaciones pasadas, es decir, no tendrán ningún referente inmediato con relación a la manera en cómo se han criado los adultos. En este sentido, los cambios sociales y de relaciones interpersonales, son elementos fundamentales que van a incidir en los menores de la actualidad. Ese proceso es inevitable.

Asimismo, el avance de las tecnologías es inherente y fundamental a estos nuevos niños, que crecerán vinculados con esta nueva forma de comunicarse y de relacionarse. Estos elementos serán parte de su formación social y comunicacional. El abrazo, por ejemplo, es la forma de expresión más común de afecto y de cariño, algo que tan sólo podrán obtener de los más allegados como son sus padres. Lo que hasta ahora puede percibirse, es que el distanciamiento social, evidentemente, afecta la manera de relacionarse entre individuos, influyendo en un tipo de relación menos afectiva y más protocolaria. Factores que hacen más distante la comunicación relacional de estas nuevas generaciones.

En este sentido, los menores palparán la crisis económica y la exigencia social como factores circundantes a su entorno. Aunque, también, crecerán en un contexto de resiliencia, siendo niños que superan momentos muy duros, donde por citar un caso, los hogares que se destruyen por la crisis captan la incertidumbre de sus seres queridos, la ansiedad y la depresión, por las situaciones vividas.

Pero, ¿qué rasgos positivos tendrá esta nueva generación de pandemials?

Los factores positivos de esta situación es que serán niños fortalecidos, optimistas y luchadores, buscadores de una situación más fructífera a la que enfrentan y quizás esperanzadora en comparación con los preocupantes escenarios que se vislumbran en un futuro. Por todo ello, es importante que los padres brinden, ahora más que nunca, afecto para implementar patrones positivos en los menores.

Los niños, como ya es sabido, tienen una capacidad adaptativa asombrosa, por lo que no les será difícil acomodarse a todos los nuevos cambios sociales que se les presenten. Los adultos por otra parte habrán de atender a su educación siendo guías emocionales, con base en la comunicación continua y el reforzamiento de acciones de convivencia tradicionales, si es que no quieren que el lazo con el pasado se rompa.

Los niños del futuro más próximo, tendrán una sensibilidad especial al medioambiente, desarrollando un pensamiento crítico que les ayude a resolver cada situación que se les presente de la manera más adaptativa posible. Serán generadores de mayor participación en la elaboración y seguimiento de políticas públicas que ayuden a modificar de manera sustancial el entorno en el que habitan y cambiar de manera dinámica la progresión de muchos problemas estructurales ambientales que heredaron. 

Ante esta situación, el escenario de muchos gobiernos podría verse amenazado al no ofrecerles mejores condiciones que aseguren un desarrollo pleno de sus capacidades y sus múltiples intereses. Por todo ello, es claro que las agendas temáticas de muchas administraciones deberán empezar a cambiar desde ahora, agilizando la transformación en muchas de estas directrices, si es que desean contar con el apoyo de millones de niños y jóvenes en todo el mundo. 

El momento para reaccionar ante los cambios que se están dando en todo el mundo y a todos los niveles sociales es ahora. Los gobiernos de cualquier país, no deberán cerrar los ojos ante esta vorágine de fenómenos, de lo contrario, el precio ante este cumulo de situaciones, sería peor que los estallidos sociales que se pudieron presenciar en los medios de comunicación antes de la emergencia sanitaria que se enfrenta, hasta hoy. 

Es momento de actuar. 

                                                                                                                   @Drlmma56